11/10/17

El subte suma conductoras, pero no hubo avances para poner coches femeninos

Ya hay 105 al mando de las formaciones. Un proyecto para vagones exclusivos generó más críticas que adhesiones.


Tokio. Un coche de subte exclusivo para mujeres en el metro local. Aquí se presentó un proyecto que no prosperó.

Así como María Eva Juncos se subió a un taxi hace una década, y se especializó en un oficio mayormente masculino, los antecedentes de mujeres al volante son todavía más remotos. Y no sólo en la calle, también bajo tierra, donde quince años atrás salió a rodar la primer camada de conductoras en las red de subtes de Buenos Aires.

Allí, actualmente trabajan unas 105 mujeres en las cabinas de conducción, y otras 144 son guardas en los vagones de las seis líneas subterráneas y el Premetro. Al igual que a las taxistas, no les resultó nada fácil hacerse un lugar en el rubro, donde por años no pasaron de las boleterías, según ellas mismas confirman.

Con el paso del tiempo y las pequeñas luchas que fueron dando puertas adentro de la empresa, lograron trascender el sector de venta de pasajes para dar el salto a las formaciones. Demandó romper barreras, soportar más de un chiste machista y capacitarse a la par de los compañeros hombres, aunque siempre con mejores notas que ellos.

Ahora, transitado ese primer y sinuoso tramo del camino, lo que apoyan y sustentan es la igualdad en todas sus formas. "Cuando subimos al tren somos un equipo, salgas con un compañero hombre o mujer", dicen.

Distinta es la visión del lado de los pasajeros, donde a raíz de varias intimidaciones sufridas por mujeres durante el viaje, el año pasado se presentó un proyecto que planteaba instalar un vagón exclusivo para ellas en los trenes de todas las líneas.

Con el sello de la diputada Graciela Ocaña, la iniciativa apuntaba a coches que estarían señalizados especialmente, y disponibles en las horas pico, de lunes a viernes de 7 a 10 y de 17 a 19. Su uso sería optativo y las mujeres que prefieran viajar en ellos podrían subir con chicos de hasta 13 años.

Pero no prosperó, y acumuló más críticas que mociones a favor.

Fuente: Clarín