22/9/17

Triaca fue a la CGT, escuchó reclamos y afirmó que no habrá reforma laboral "a la brasileña"

Al ministro de Trabajo le pidieron frenar exportaciones, prometió "más diálogo" y logró dejar relativamente conformes a los popes sindicales.

El ministro Jorge Triaca se convirtió, en esta era democrática, en el primer ministro de trabajo de un gobierno no peronista que se reúne con los 37 miembros del Consejo Directivo de la CGT en la sede de Azopardo. Y no sólo eso, sino que presentó ayer oficialmente al equipo que reemplazó a los dos despedidos luego de la marcha del 22 de agosto: el secretario de Trabajo Horacio Pitrau y el superintendente de Salud, Sandro Taricco.

Los ejes centrales que se abordaron son los que viene hablando el ministro con la mesa chica de la CGT: blanqueo laboral, la creación de la Agencia Nacional de Tecnología de Salud y la participación de la CGT en una futura comisión que regularice gremios intervenidos. Pero, claro está, hubo otros asuntos. En definitiva ya se crearon comisiones para abordar los temas.

Puertas adentro Triaca fue el primero que habló y luego sí lo hicieron los jefes sindicales en este orden: primero los triunviros Carlos Acuña, Juan Carlos Schmid y Héctor Daer. Luego hablaron: Sergio Romero, de docentes y quien brindó la conferencia de prensa posterior. Dijo lo que le comentó al ministro: que valoraba su presencia "en el momento histórico del país por el contexto de desigualdad que hay en la sociedad". Siguieron el metalúrgico Francisco "Barba" Gutiérrez quien, con una anécdota de la época de Lorenzo Miguel, le pidió a Triaca que se corten las importaciones. Siguió Gerardo Martínez (UOCRA). Consideró que "el diálogo sea una política de Estado en esta democracia, cosa que en otros gobiernos no se dieron". También exhortó a trabajar para presentar antes de fin de año un proyecto de ley de prevención para tener un seguimiento en las empresas que no invierten en normas de seguridad para evitar accidentes. Como miembro de la OIT hizo un repaso del capítulo internacional que incluye, para noviembre, a la Argentina como sede de la "Cuarta Conferencia en contra del Trabajo Infantil".

Una apostilla a destacar en el mundo intrasindical, puntualmente del sector moyanista y del transporte: los únicos ausentes fueron Roberto Fernández (UTA, y tampoco estuvo su segundo) y Pablo Moyano, quien viene faltando a los mitines intra CGT, lo que marca una distancia cada vez mayor con la conducción cegetista. Y Omar Maturano, de La Fraternidad, envió a su segundo.

Terminada la reunión habló el ministro en soledad ante la prensa presente, y llamó la atención que no fuera acompañado por alguien de la casa. Aseguró que "hubo acuerdo con el Consejo Directivo para conformar comisiones que analicen junto a empresarios, fuerzas políticas y el Gobierno los variados y múltiples temas que nos preocupan del mundo laboral como el plan de blanqueo de los trabajadores y los riesgos de trabajo y la Agencia Nacional de Tecnología de Salud". Negó que Argentina esté pensando en una reforma laboral a la brasileña: "Brasil no es el espejo de la Argentina", dijo, y dejó claro que "por ahora no hay proyecto de reforma previsional", sino que la iniciativa del Gobierno en ese sentido es continuar con "la reparación histórica".

Dirigentes consultados por este diario calificaron de "positiva" a la reunión a la vez que dijeron que "el ministro llevó tranquilidad al movimiento obrero".

Fuente: Clarín