14/09/17

Ocho de cada diez pasajeros que van sentados atrás no usan el cinturón de seguridad

Son datos del ministerio de Transporte. En los taxis no lo usa casi nadie.


Archivo Clarín Protección. Nadie puede viajar sin el cinturón de seguridad./Archivo Clarín

El termómetro de la baja conciencia social sobre seguridad vial en el país no sube aunque para 9 de cada 10 argentinos "sea un tema preocupante", según señala la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV). Alcanza como muestra un dato reciente del Ministerio de Transporte de la Nación, que señala que sólo el 23% utiliza el cinturón de seguridad en asientos traseros. La estadística empeora en los taxis, donde casi nadie (98%) se coloca cinturón.

Otro informe reciente, del Observatorio Vial Latinoamericano (OVILAM), afirma que sólo 6 de cada 10 motociclistas usan casco y que el 18% de los conductores utilizan algún medio de comunicación prohibido. Por si fuera poco se demora la llegada de un sistema de frenado automático que evitaría más siniestros (ver aparte).

En Argentina el tema regresa a debate cada vez que un accidente se convierte en noticia. Sucedió con el choque del piloto de TC Mauro Giallombardo: las dos mujeres que iban en los asientos traseros no utilizaban cinturón de seguridad.

Meses atrás el equipo de Seguridad Vial de CESVI realizó un relevamiento en autopistas y constató que apenas el 32% de los ocupantes de los asientos traseros se coloca el cinturón. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no toma el dato a la ligera y afirma que el 75% de las muertes en la parte posterior del vehículo podrán evitarse si se utilizara el cinturón. "Argentina es un país de insurrectos; nos educaron para no respetar la ley y esto se extiende a todos los ámbitos. Y no hay capacidad de control", analizó Alberto Grimaldi, ingeniero especialista en desarrollo automotor.

"Hay que entender que, si no se tiene prudencia y conciencia al volante, no habrá sistema ni mecanismo que evite una tragedia. Nuestras investigaciones demuestran que el factor humano causa 9 de cada 10 siniestros, lo que evidencia que los años pasan, la seguridad automotriz avanza y el problema sigue siendo el ser humano", comentó Marcelo Aiello, Gerente general de CESVI Argentina.,

Hay que escuchar también a Ema Cibotti, que es titular de ACTIVVAS (Asociación Civil Trabajar contra la Inseguridad Vial y la Violencia con Acciones Sustentables), quien le dijo a Clarín que "en nuestra sociedad hay una falta profunda de la cultura del control y la sanción". El 14 de mayo de 2006 su hijo Manuel, de 18 años, murió tras ser atropellado por un auto conducido a toda velocidad por Nicolás Piano (20 años) y su vida cambió radicalmente. "No estamos igual que hace 11 años. Las políticas de estado están, pero no son lo potente que necesitamos", dijo. Y agregó: "Necesitamos más controles y seguidos. Pero la Justicia falla en contra; nos falta la pata judicial en este tema". El relevamiento reciente que hizo OVILAM en Capital Federal le da la razón: durante la observación de 9.750 vehículos, 1.750 conductores pasaron delante de las autoridades de control sin ser detenidos y multados por usar telefonía o auriculares mientras manejaban.

"En nuestra sociedad hay una falta profunda de la cultura del control y la sanción", dice Ema Cibotti

A su vez Alberto Silveira, presidente de la ONG Luchemos por la Vida, explica "siempre pensamos que los accidentes le van a pasar a otros y la gente no pone en práctica conductas fundamentales como utilizar el cinturón o el casco. Y nos cuesta comprender que cuando las cosas ocurren la historia no vuelve atrás". Y dijo sobre el ESP que "las automotrices lo van a dilatar lo máximo posible. Y el Estado, como en tantas otras cosas, está ausente. El estado debe establecer normas claras y precisas". Mientras, de acuerdo a la ANSV, 7 de cada 10 menores de edad circulan desprotegidos porque no utilizan elementos de seguridad

Fuente: Clarín