14/09/17

Las energías renovables no siempre son buena inversión

Hace tiempo que los inversores reconocen la necesidad de actuar de manera responsable al momento de tratar de ganar dinero. El problema es que esas inversiones no necesariamente ofrecen la oportunidad de cumplir con los objetivos.


Las compañías a la vanguardia de las energías renovables deberían ser una apuesta segura como un medio para combatir la acumulación global de gases de efecto invernadero. Dada la complicada naturaleza del calentamiento global, uno esperaría que ésta sea una historia de crecimiento a largo plazo. Después de todo, China el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, Estados Unidos y la UE invirtieron fuertemente en energías verdes. Sin embargo, por el momento han surgido relativamente pocos ganadores de esas inversiones.

Sin duda ha habido algunas pocas compañías a las que le fue bien, como Vestas, el fabricante danés de turbinas eólicas. El precio de sus acciones más que se duplicó en los últimos tres años. Ayudó el gran crecimiento de la generación de energía eólica en Estados Unidos y Europa. Y recién empezó a entrar en el mercado eólico más grande del mundo, China.

Pero hay que mirar las acciones de su rival chino, Xinjiang Goldwind, el mayor fabricante de turbinas del mundo que cotiza en la bolsa de Hong Kong. Apenas se movieron en ese tiempo. A los usuarios de turbinas eólicas les fue un poco mejor: el productor de energía eólica más grande de China llamado China Longyuan Power también fue una inversión pobre.

Otro segmento promisorio ha sido la energía solar, dado que bajaron los costos de la tecnología. Pero eso se debe en parte a una superabundancia de paneles solares, muchos fabricados en China, que hicieron bajar los precios. Las compañías en las que más se podía invertir sufrieron las consecuencias. Las acciones de SunPower, por ejemplo, cayeron 78% desde 2014.

No sorprende que los fondos especializados como BlackRock New Energy o Clean Energy de Pictec registraron bajas en dos de los tres últimos años. Jenny Chase de Bloomberg New Energy reconoce que hay más dinero buscando inversiones que buenas oportunidades.

Fuente: El Cronista