22/9/17

La italiana Ghella busca convencer al Deutsche y al HSBC para financiar el soterramiento del Sarmiento

La obra no figura entre las PPP presupuestadas y tampoco tiene financiamiento estatal. El caso Odebrecht la complica.


Lorenzo Ghella, CEO de la compañía italiana.

La italiana y ex socia de Odebrecht, Ghella continúa en la búsqueda de financiamiento para la megaobra del soterramiento del tren Sarmiento, que demandará una inversión de al menos 3.000 millones de dólares.

Como reveló LPO, al estar Ghella involucrada en los pagos de coimas que investiga la justicia por esa obra, no le está resultando fácil a la compañía conseguir que los bancos aprueben el financiamiento, porque las áreas de legales plantean problemas con el compliance -las normas éticas y legales de las compañías-.

LPO pudo confirmar este miércoles, que dos de los bancos que contactó Ghella son el Deutsche y el HSBC, más un banco nacional, para el tramo local de la arquitectura financiera. Fuentes al tanto de las negociaciones afirmaron que en las próximas semanas la multinacional italiana podría anunciar que llegó a un acuerdo para estructurar el financiamiento de la obra, pero en el mercado creen que hay más de marketing que de realidad en ese supuesto avance.

Ghella necesita como el agua conseguir financiamiento porque el descomunal déficit de ocho puntos del PBI que se proyecta para este año, llevará al gobierno a reducir al máximo el gasto en obra pública después de las elecciones de Octubre. De hecho, en la Casa Rosada apuestan a reemplazar esa inversión pública mediante financiamiento privado vía PPP.

Fuentes al tanto de las negociaciones afirman que Ghella podría anunciar la semana que viene un acuerdo con bancos para financiar la obra del Sarmiento, pero en el mercado creen que la movida tiene mucho de marketing.

En el presupuesto nacional, figuran las obras de varias de las estaciones subterráneas del tren, pero con montos más bien simbólicos. Para este año, por ejemplo, para la estación 9 de julio hay un millón de pesos asignados, y para Miserere otro millón (lo que en ambos casos supone un avance del 0,02% y 0,06% en términos físicos) cuando para el año próximo estos montos deberán ser de cien millones y cincuenta millones de pesos respectivamente para llegar al 1,87% y 3,16% de las obras, es decir, prácticamente nada.

No obstante, para el soterramiento de las vías no hay ninguna partida presupuestaria. Y tampoco está dentro de las obras de infraestructura incluidas en el listado de PPP, posiblemente por los problemas de compliance que plantea.

Por otro lado, LPO pudo confirmar que hasta ahora el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se resiste a financiar el proyecto, como había trascendido.

El BID prefiere mantenerse al margen del consorcio de empresas que tenía entre sus socios a Odebecht, la empresa condenada por el pago de coimas. Y si bien Ghella y la ex Iecsa se tomaron el trabajo de desvincular a la brasileña de la Unión Transitoria de Empresas (UTE), el BID no quiere exponerse a vinculaciones con sus ex socios en caso de futuras investigaciones.

Así, tampoco llegará a financiarse mediante el fondo de infraestructura que el BID y el Banco Mundial negocian con el Gobierno para dar respaldo a las empresas que ganen las licitaciones de las más de 50 obras proyectadas para realizarse mediante PPP.

Por eso, la empresa que trajo la tuneladora de Italia a principio de año busca financiamiento por su parte con el respaldo del gobierno argentino y del organismo reasegurador italiano Sace.

Fuente: La Política Online