22/9/17

La Justicia bloqueó una maniobra de De Vido para demorar el juicio por Once

La defensa del ex ministro renunció a una semana del inicio del proceso. Pero el TOF 4 no lo demorará.



Julio De Vido fracasó en su intento por demorar el inicio del juicio oral y público en su contra por la Tragedia de Once, previsto para el próximo miércoles. El ex ministro kirchnerista hizo renunciar a sus abogados, en una clara maniobra dilatoria, pero el tribunal que lo juzgará aclaró rápidamente que no demorará el proceso.

Sorpresivamente, los letrados Adrián Maloneay, Julio Virgolini y Mariano Silvestroni renunciaron esta mañana a defender a De Vido en todas las causas penales en las que se encuentra procesado e imputado en los tribunales federales de Comodoro Py. La decisión estuvo consensuada con el diputado del FPV y apuntaba a demorar el inicio del juicio.

Pero la jugada duró poco. El Tribunal Oral Federal 4, compuesto por Pablo Bertuzzi, Gabriela López Iñíguez y Néstor Costabel, le dio72 horas para designar nuevos defensores y le advirtió que de no hacerlo le asignarán un defensor oficial. Ratificaron así que el miércoles 27 comenzará el proceso y De Vido deberá sentarse en el banquillo en plena campaña electoral.

La rápida decisión de los integrantes del TOF 4 ratifica lo que adelantó LPO semanas atrás: en la justicia federal hay una decisión de rechazar todas las maniobras dilatorias de los ex funcionarios acusados de delitos de corrupción. Se trata de recursos procesales que históricamente los magistrados concedían y que ahora empezaron a devolver rápidamente.

En tribunales se afirma que después de las elecciones se acelerarán muchas causas de corrupción contra el kirchnerismo. "Lo que vimos hasta ahora no es nada", comentan. Las razones de ese cambio son dos: por un lado el triunfo del oficialismo en las PASO y por otro un pedido informal pero contundente de la Corte Suprema para que se aceleren las causas.

La renuncia de los abogados se hizo extensiva otras causas claves en donde el ex ministro y diputado está procesado o imputado: asociación ilícita por obra pública, Skanska, subsidio a transportes, la compra de gas licuado y sobreprecios en Río Turbio, por la cuales en julio pasado el fiscal Carlos Stornelli había pedido su desafuero y detención.

Las razones

En el escrito presentado en los juzgados, los ex abogados de De Vido dejaron claro que mantienen la defensa del ex ministro y que su renuncia es netamente política. "Los motivos son claros: nuestro cliente fue traído a esta instancia (el juicio por Once) a consecuencia de acusaciones construidas en un juicio anterior del que no fue parte y en el que no tuvo oportunidad de defenderse", explicaron los defensores.

"Pese a que nuestro cliente no participó ni tuvo ocasión de defenderse en el juicio anterior, la prueba en él producida parece inamovible e irreproducible, como previsiblemente lo serán las conclusiones que de él provienen, a juzgar por la cerril negativa a atender a cualquier planteo que formule la defensa. Si la prueba de cargo no puede ser cuestionada, entonces no hay defensa posible", añadieron.

"Se advierte así que el derrotero de esta causa en todas sus instancias, incluida la Corte Suprema, está marcado por la decisión inédita -por su carácter sistemático y hasta grosero- de impedir en modo absoluto el ejercicio de la defensa, incluso en decisiones sobre cuestiones prácticas, organizativas, que también hacían a la posibilidad de estos defensores de ejercer con libertad y con la dignidad adecuada el ministerio que les estaba confiado", sostuvieron.

"Ha quedado en evidencia en el trámite de la presente causa, desde su inicio y a través de todas sus instancias, que esta defensa no ha tenido la oportunidad de contar con un proceso regular y respetuoso de los derechos que asisten a cualquier ciudadano que enfrenta un juicio penal", dijo la defensa.

Y agregó que "las características del proceso que está llevando a De Vido a juicio oral vulneran todos los mandatos constitucionales que regulan el proceso penal y el derecho de defensa en juicio, no están a la altura de la relevancia del suceso que se investiga, y aseguran que el desarrollo del proceso se reduce a un ritualismo vacío que tiene por objetivo sólo la condena de Julio De Vido".

Los abogados sostuvieron que su decisión se "funda en la conciencia de la imposibilidad del ejercicio pleno y regular de la defensa en juicio".

Fuente: La Política Online