08/09/17

La CGT pulió sus asperezas internas y levanta la confrontación con Macri

Dan por caída cualquier posibilidad de un paro contra el Gobierno. El triunviro que lidera la central ganó oxígeno, al menos hasta las elecciones de octubre.


El triunviro cegetista ganó oxígeno, al menos hasta después de la elección de octubre.

Oxígeno para el triunvirato cegetista. Como señal de que se limaron las diferencias internas, los tres principales sectores en los que se encuentra dividida la CGT definieron hoy fortalecer a la actual conducción de la central de cara al nuevo esquema de diálogo sin confrontación con el Gobierno. De hecho, todos ya dan por caída la posibilidad de un paro.

Así lo hicieron saber distintos secretarios generales consultados por este diario y esto pasaría en gran parte por bajar las peleas internas que fueron haciendo mella en este año y pico de la actual conducción.

De hecho se espera que la semana próxima haya un nuevo encuentro en la cartera laboral con Jorge Triaca, luego del que tuvieron este lunes.

Octubre y el resultado electoral, claro está, es el horizonte al que buscan llegar robustecidos: la reforma laboral -aunque desde el Gobierno dicen que será consensuada-, es el alerta o acaso el temor que los arrincona. Es por eso que en lo formal se avanzará en la reunión de Consejo Directivo, pautada para el 19 de septiembre, que tendrá como principal objetivo convocar al Comité Central Confederal.

La fecha del 25 de septiembre que había propuesto Juan Carlos Schmid en su discurso del 22 de agosto en la Plaza de Mayo se aplazó para el 3 de octubre. Y tampoco se hará en salón Felipe Vallese de Azopardo que está actualmente en refacciones, sino que se realizará en el gremio de La Fraternidad.

Dato: al Confederal ingresarán escasos delegados por gremio (uno los más chicos, dos los medianos y tres los grandes), por lo que el número para avanzar en un paro no saldría de ninguna manera debido a que hay consenso mayoritario en que no se debe tomar ninguna medida extrema en estos momentos.

Se mostrará debate interno, mociones y podrá pasar a un cuarto intermedio hasta ver qué hace el Gobierno luego de los comicios.

También, de acá a octubre, están en agenda reuniones con legisladores por posibles avances en reformas al régimen de obras sociales y de la seguridad social. Un encumbrado senador les habría garantizado a los dirigentes un freno ante posibles avances del Ejecutivo en todo lo concerniente a derechos laborales.

Entre los presentes a la reunión de ayer en la UOCRA estuvo el dueño de casa, Gerardo Martínez. Se sentaron a la mesa los triunviros Schmid y Héctor Daer (Carlos Acuña no estuvo), además de Julio Piumato (Judiciales), Jorge Sola (Seguros), Omar Maturano (Fraternidad), Mario Calegari (UTA), Francisco "Barba" Gutiérrez (UOM) y Jorge Sola (Seguro). No estuvo Pablo Moyano, quien viene reclamando un endurecimiento de la central.

"Puede haber interpretaciones variadas, pero en realidad está todo en orden: vinieron de todos los sectores y los que no lo hicieron fue porque están de viaje (por ejemplo no estuvieron José Luis Lingeri, Andrés Rodríguez, Armando Cavalieri y Sergio Romero quienes vienen participando en reuniones previas a la marcha rechazándola)", comentó un dirigente de la CGT.

Y confirmó que hay canales de comunicación permanente con Hugo Moyano, quien también avaló "bajar los niveles de confrontación". Finalmente agregó sobre Pablo: "Indudablemente Hugo dice que no es fácil controlarlo, pero en este caso está en sintonía con lo que se está haciendo y con lo que armamos en el camino a la consolidación institucional de la CGT", indicó.

Aunque la idea es bajar las tensiones internas, siguen volando dardos envenenados dentro de la central sindical.

"Schmid está más cerca del Gobierno que de Moyano y está conciliador porque lo último que hizo Scervino antes de irse fue darle la obra social", disparan en un gremio. Luis Scervino era el superintendente de Salud que fue despedido ni bien terminó la marcha del 22 de agosto a Plaza de Mayo. La obra social fue para su gremio Dragado y Balizamiento.

Esta noche, la Corriente Federal que conduce Sergio Palazzo emitió un comunicado en el que "ratifican" su posición "de llevar un plan de lucha al Confederal reclamando por medidas de protección a la industria nacional" y piden cambios en la política económica. Para muchos cegetistas esta posición son puros "fuegos de artificios" porque los gremios que anidan con el bancario no tienen peso a la hora de una votación.

Fuente: Clarín