21/09/17

El edificio Marconetti: el último obstáculo para que el Metrobus llegue a La Boca

Tienen que demolerlo para ensanchar Paseo Colón. Le pertenece a la comuna y está ocupado desde los 80. La Justicia avaló su desalojo, pero la Fiscalía y el Gobierno de la Ciudad negocian soluciones con sus habitantes. Ya acordaron nueve familias pero otras cinco se niegan a irse.


Solitario. El Marconetti está en Paseo Colón al 1500. (Germán García Adrasti)

Aislado, sobre Paseo Colón y frente al Parque Lezama, se erige el Edificio Marconetti. En dos años cumpliría 90 años, aunque en la Ciudad hay otros planes para él. Su demolición es esencial para ensanchar la avenida y que el Metrobus del Bajo pueda llegar a La Boca. El problema es que, por más que el inmueble fue expropiado hace años y pertenece al Gobierno porteño, está ocupado. Y si bien nueve familias ya negociaron irse a cambio de créditos del IVC, otras cinco se niegan a hacerlo.

El Ejecutivo fue encontrando alternativas para liberar las otras construcciones que interfieren con la traza, pero el Marconetti es la última traba que impide avanzar con la obra de los carriles exclusivos para colectivos.

El edificio tiene 21 departamentos y algunos de sus habitantes se fueron yendo. Sus unidades quedaron tapiadas. La Fiscalía de la Ciudad, que investiga una denuncia por usurpación, negoció y sigue negociando con las familias que lo ocupan para buscar una salida extrajudicial al conflicto.

"Se ha avanzado en acuerdos con nueve familias, que están tramitando créditos hipotecarios con el IVC con tasa cero. Desde la Fiscalía hacemos un seguimiento para que se cumpla con lo que se les prometió. Y sería beneficioso que esta situación se resuelva también de la misma manera con las otras cinco familias", explica Celsa Ramírez, titular de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 35.

"La Ciudad tiene el real derecho sobre ese inmueble -afirma el secretario de Transporte, Juan José Méndez-. Estamos trabajando para brindarle alternativas a sus habitantes, con el apoyo de la Justicia y de la Fiscalía. Podríamos haber avanzado con el desalojo, pero creemos que estas situaciones se resuelven con el diálogo".

¿Qué impide un acuerdo con las cinco familias que quedan? Según trascendió, alguno de sus representantes legales llegó a pedir un crédito por medio millón de dólares para cada una. Uno de los abogados que acompañan a estas familias es Sebastián Alanis, el mismo que representaba a los ocupantes del ex Padelai. Otro es Luis Boffi Carri Pérez, ex defensor de Miguel Etchecolatz.

El interés detrás de solucionar este conflicto es poder avanzar con la segunda etapa del Metrobus del Bajo, que lo extenderá 1,9 km por Paseo Colón y Almirante Brown, hasta la calle Wenceslao Villafañe, en La Boca. La obra facilitará la circulación de 19 líneas de colectivo que transportan a 250 mil pasajeros por día. "El tiempo de viaje en ese tramo se reducirá entre 7 y 8 minutos, un 25% menos que actualmente -dice Méndez-. Nuestro objetivo es completarlo el año que viene. Y cuando esté terminado va a llevarle transporte público de calidad a los vecinos de La Boca".

La primera etapa fue inaugurada en mayo, abarca 2,9 km de Alem y Paseo Colón, entre la calle San Martín y la avenida Independencia. Ahora, la recorren 30 líneas de colectivos utilizadas por 300 mil pasajeros diarios.

La historia del edificio de Paseo Colón 1598 se remonta a 1929. Lo levantó la familia Marconetti, dueña de la fábrica de pastas que estaba detrás, para usarlo como vivienda. Por eso jamás fue dividido y no se encuentra bajo el régimen de propiedad horizontal. En 1946 se proyectó el ensanche de Paseo Colón, que después no se concretó. Y la familia le hizo un juicio de expropiación inversa a la entonces Municipalidad. Se lo ganó y, finalmente, en 1986 el inmueble fue adquirido por la comuna.

También en la segunda mitad de los 80, llegaron los ocupantes, algunos de ellos empleados de la entonces municipalidad que sabían que el edificio de 21 unidades no se demolería. A diferencia de otros casos, como el del ex Padelai, el perfil de los habitantes del Marconetti siempre fue de clase media, incluso profesionales. En el lugar un abogado tiene su estudio, hubo un emprendimiento de venta de comida macrobiótica y hasta algún departamento se alquilaba para extranjeros.

En 2014, surgió el plan para hacer el Metrobus del Bajo hasta La Boca, para lo cual volvió a ser necesario el ensanche de Paseo Colón. Entonces, la Dirección General de Administración de Bienes del Gobierno porteño denunció a los habitantes del edificio por usurpación. Inmediatamente, su personal ya no pudo acceder a Marconetti, porque los ocupantes cambiaron la cerradura.

Fue por eso que la fiscal Ramírez inició una investigación. Y según explica, los habitantes nunca pudieron exhibir documentación como boletos de compra venta o contratos de alquiler que los avalen. Por su parte, ellos alegan que viven en el lugar hace más de 20 años, por lo que les cabe la usucapión o adquisición del inmueble por prescripción.

Al mismo tiempo, también en 2014, Mauricio Macri sacó un decreto ordenando el desalojo administrativo. Para frenarlo, los ocupantes recurrieron a la Justicia, que les dio una cautelar favorable. Pero en enero pasado, la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario dejó sin efecto la medida, porque acreditó que el Marconetti es de dominio público de la Ciudad y, por lo tanto, sus habitantes no tienen derechos sobre el inmueble.

Otras presentaciones de los abogados de los ocupantes también fueron desestimadas. Por ejemplo, se revocó otra cautelar que impedía el ensanche de Paseo Colón. Y hace unos días, el Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°22 rechazó varias nulidades planteadas por Boffi Carri Pérez. De esta manera, la causa por usurpación sigue en trámite y podría llegar a juicio oral en poco tiempo.

Fuente: Clarín