01/08/17

Se conformará una Cámara específica sobre Energía Solar Térmica

Tecnólogos, especialistas y funcionarios del Ministerio de Producción de la Nación se reunirán para crear este espacio. Por su parte, asesores de la senadora Verasay, promotora del proyecto de Ley de Energía Solar Térmica, valoran esta iniciativa, como una acción concreta para el desarrollo del sector.


Este viernes 4, a partir de las 9 de la mañana, tendrá lugar la séptima reunión de la Mesa de los productores de sistemas solares térmicos. Allí, tecnólogos y especialistas del sector comentarán avances en el reglamento técnico para regularizar el mercado, aspectos de la Norma IRAM que se vienen trabajando y programas de financiamiento para usuarios.

Asimismo, y como uno de los puntos más destacados, se constituirá una Cámara Argentina de Energía Solar Térmica, con el objetivo de aglutinar a los fabricantes de tecnología de todo el país y a los interesados en involucrarse con el mercado. Además participarán distintos cuadros técnicos, como miembros del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Este espacio contará con el apoyo de la Dirección Nacional de Desarrollo Sostenible de la Industria Nacional de la Subsecretaría de Gestión Productiva de la Secretaría de Industria y Servicios del Ministerio de Producción de la Nación, conducida por Alan Contreras.

En diálogo con Energía Estratégica, asesores de la senadora oficialista Pamela Verasay, promotora del proyecto de Ley de Energía Solar Térmica, propuesta que apunta a incentivar el uno de soluciones solares térmicas, expresan que esta iniciativa es “muy interesante para el desarrollo del mercado”.

“Se complementa con el marco normativo que estamos proponiendo desde la Cámara de Senadores”, valoran. Al respecto, revelan que la semana pasada mantuvieron reuniones con distintos productores de equipos solares del país. “Coincidimos en la importancia de impulsar la fabricación nacional para beneficio de la economía y de la creación de trabajo argentino”, destacan.

Asimismo, cuentan que se dieron cita con el subsecretario de Gestión Productiva, Sergio Drucaroff. “Nos expresó su compromiso total para darle mayor impulso legislativo” al proyecto de Ley, señalan.

Cabe mencionar que el proyecto de Ley de Energía Solar Térmica ya obtuvo pre-dictamen, luego de una importante reunión en la que participaron senadores, asesores, académicos, representantes de importantes ONGs, empresarios, funcionarios nacionales y provinciales. Ahora espera tratamiento en comisiones para obtener dictamen y que pueda ser tratado en la cámara alta.

Para ello, deberá pasar por la Comisión de Presupuesto y Hacienda, presidida por Juan Manuel Abal Medina (FpV) -quien ya manifestó que respaldará el proyecto-, y por la de Minería, Energía y Combustibles, cuyo titular es Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino), co-firmante de la propuesta de Verasay. Además, restaría el visto bueno del comité de de Ciencia y Tecnología.

Hay expectativas con que en lo que resta del año el proyecto pueda obtener media sanción.

Pormenores del proyecto de Ley

Según contó en una entrevista pasada la senadora Verasay, el proyecto de Ley de Energía Solar Térmica contará con un fondo fiduciario denominado FOSOL que apuntará a dar financiamiento a tasas bajas para la adquisición de equipos solares térmicos de origen nacional; propuesta similar a la que funciona actualmente en Santa Fe, mediante el programa ‘Un Sol para tu Techo’.

En principio el FOSOL se nutriría de una partida específica del presupuesto nacional, consensuada entre el Gobierno nacional y el Ministerio de Energía y Minería, para luego alimentarse del propio ahorro que se produzca al reemplazar el uso de tecnología no renovable por esta renovable.

Otro de los lineamientos de este fondo será brindar créditos para que la industria nacional, sobre todo la PyME, se desarrolle.

Por otro lado, uno de los mayores incentivos de este programa, por lo menos en una etapa inicial, es la creación de la demanda con una obligatoriedad que establezca la instalación de calefones solares en aquellos edificios públicos y viviendas sociales que fueran a construirse una vez reglamentada la Ley. Se estima que en Argentina se incorporan cada año cerca de 40 mil nuevas viviendas.

No obstante, desde el equipo de Verasay propusieron que este plazo se prolongue entre los primeros 3 a 5 años de una vez puesta en vigencia la Ley. “Si nosotros lo hacíamos de un año para otro el productor argentino no iba a tener tiempo a desarrollarse o quizá a responder a esa demanda”, explicó la senadora.

Fuente: Energía Estratégica