29/08/17

Petrolera británica negocia un crédito para explotar pozos en las Malvinas

Con una deuda neta de u$s 2700 millones, la petrolera completó una larga refinanciación que le da aire y también limita su capacidad de continuar con grandes inversiones nuevas


Premier Oil, una petrolera independiente del Reino Unido, está negociando con el gobierno británico un crédito para financiar más de la mitad de la inversión por u$s 1500 millones necesaria para desarrollar un gran yacimiento petrolífero ubicado al norte de las Islas Malvinas.

Sea Lion fue descubierto en 2010 por Rockhopper, una pequeña compañía británica que cotiza en el AIM y se estima que contiene 517 millones de barriles de petróleo, los cuales probablemente sean extraídos en varias etapas.

Premier adquirió el 60% de la licencia en 2012 e inicialmente se creía que el yacimiento produciría su primer petróleo este año pero la compañía acumuló enormes deudas con el avance de la explotación del campo Catcher de u$s 1600 millones ubicado en el Mar del Norte, mientras los precios del crudo se derrumbaban después de mediados de 2014. El desarrollo de los recursos en las Islas Malvinas también se complicó debido a las tensiones con Argentina por la soberanía británica de las islas.

Premier, que tiene una deuda neta de u$s 2700 millones, el mes pasado completó una larga refinanciación que le da más aire, pero también limita su capacidad de continuar con grandes inversiones nuevas. Las entidades de crédito ahora tienen la decisión final sobre proyectos significativos nuevos, lo cual obliga al grupo a pensar con creatividad sobre cómo conseguir otras fuentes de financiación. Tony Durrant, CEO de Premier Oil, espera poder tomar una decisión definitiva sobre si seguir adelante con Sea Lion en el segundo semestre de 2018 tras avanzar con múltiples partes para asegurarse la mayor parte de los u$s 1500 millones que necesita para la primera fase del proyecto.

Le dijo a Financial Times que espera conseguir u$s 800 millones en créditos a las exportacionesuna forma barata de financiación que brinda el gobierno para ayudar a las compañías británicas a aprovechar oportunidades en el extranjero. Cree que cerca de u$s 600 millones de los u$s 800 millones van a provenir del Reino Unido y el resto de agencias de financiación de exportaciones ubicadas en el exterior.

"Tenemos parte de los equipos fabricados en Noruega, Dinamarca, Alemania etc. Sus agencias de créditos a las exportaciones también participan pero armarán un consorcio encabezado por el Reino Unido", dijo Durrant.

Premier presentó ante la UK Export Finance (UKEF), la agencia gubernamental británica, un "memorándum de financiación detallado", aseguró Durrant. Si bien la UKEF todavía tiene que tomar una decisión final, el ejecutivo dijo "hemos recibido gran apoyo durante todo el proceso de todas las partes involucradas en esto". "A mucha gente le gustaría ver el avance de este proyecto", agregó. La UKEF dijo que no comenta proyectos en los que aún no brinda su apoyo o no tiene información.

Premier también abordó a compañías de servicios y proveedores para que analicen la posibilidad de cobrar una parte de sus servicios prestados una vez que Sea Lion produzca su primer petróleo, algo que se produciría a partir de 2021 si el proyecto avanza. "Eso, en efecto, actúa como otra financiación de hasta u$s 400 millones", aseguró Durrant. Sin embargo, Premier recibió preguntas de los analistas sobre si priorizaría Zama, un enorme descubrimiento reciente sobre la costa de México.

Según Premier, Zama tiene 1800 millones de barriles de petróleo, de los cuales unos 800 millones son recuperables. Premier tiene 25% de la licencia, la mexicana Sierra Oil & Gas posee 40% y Talos Energy de Estados Unidos, el 35% restante.

Stephane Foucaud, analista de GMP FirstEnergy, dijo: "Técnicamente, prefiero mucho más Zama que Sea Lion. Zama es petróleo liviano, aguas poco profundas y, lo que es más importante, el activo está ubicado muy cerca de los centros donde se encuentra gran cantidad de compañías de servicios (en México y en el Golfo de México en Estados Unidos).

Por el contrario, Sea Lion está "ubicado en una zona muy alejada con acceso difícil a la industria de servicios", explicó. También citó las tensiones políticas entre el Reino Unido y Argentina por las Islas Malvinas si bien agregó: "Con el nuevo presidente de Argentina, las cosas podrían ser un poco más fáciles".

Fuente: El Cronista