30/08/17

El Gobierno, molesto con Weretilneck porque dio marcha atrás con una planta nuclear en Río Negro

El tema se metió en la campaña electoral rionegrina. El mandatario provincial estará hoy con el ministro Frigerio en la Rosada


Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro

El proyecto de una quinta planta nuclear en el país, cuya construcción se pactó con China, entró de lleno en la pelea electoral de Río Negro, pero también ha generado el enojo del gobierno central con el gobernador Alberto Weretilneck, que tras quedar tercero en las primarias del 13 de agosto pasado decidió que ese proyecto influyó en su derrota y anunció que lo bajaba. Lo paradójico fue que había sido él quién lo pidió y quien quiso sumarse al viaje del presidente Mauricio Macri a China en mayo pasado.

De acuerdo a lo que pudo saber Clarín de fuentes oficiales, el ministro de Interior Rogelio Frigerio recibirá este miércoles a Weretilneck, en la Casa Rosada, para hablar, entre otras cuestiones, de las legislativas del 22 de octubre, y de su marcha atrás con la central nuclear

Weretilneck, que vio el voto de las PASO en su contra como un rechazo "muy importante” a la central nuclear -en Río Negro hubo marchas de ambientalistas, apoyados por un sector de la iglesia y el kirchnerismo- envió nota de tres páginas a la Nación. En ese documento informó que el freno a la construcción de la central nuclear era "indeclinable". En Viedma ya esperan la respuesta que tal vez le puede dar este miércoles Frigerio o puede llegar del ministro de Energía Juan José Aranguren. El punto es que el viernes 1 de septiembre la Legislatura rionegrina formalizaría la decisión del mandatario.

Como señalaba este martes el periodista Adrián Pecollo del diario Río Negro, los mensajes de enojo para con Weretilneck de la Rosada le llegaron a través de referentes nacionales de Cambiemos en la provincia. Le achacan haber malgastado estudios, consultorías, viajes a China y de chinos a la provincia por montos de hasta "siete cifras", Un tema que genera profunda desconfianza entre los inversores, tema ultrasensible para Macri. Entre los referentes que cita el periodista de Río Negro se encuentra Sergio Wiski, diputado nacional del PRO quien sostuvo que Weretilneck "da su palabra, se compromete, pone la provincia a disposición y ahora borra con el codo lo que escribió con la mano".

Wiski estuvo hablando de la central nuclear con Frigerio. El legislador le dijo a Clarín: "Vos en la vida y en general tenés que ser generoso en los éxitos y no en las pérdidas". Al mismo tiempo negó acusaciones de los hombres del oficialismo provincial que afirmaban que el gobierno nacional hará sentir su venganza sobre Weretilneck. "No son los mismos modos del kirchnerismo", señaló Wiski en a la políticas de castigo.

Entre tanto, desde Sierra Grande el intendente Nelson Iribarren levantó la voz para decir que sí quieren la planta. La pequeña ciudad atraviesa una fuerte crisis económica que se agudizó con el proceso de despido de los trabajadores de su emblemática mina de hierro. Esta semana hubo allí una marcha por el "Sí a la central nuclear" y planean una consulta popular. Y el intendente ya invitó al al titular de Energía Nuclear de Nación, Julián Gadano, para que visite la ciudad.

Lo paradójico es que fue el gobernador quien pidió que la planta se hiciera en Río negro y fue él quien pidió a Macri viajar a China, donde se ratificó la mayoría de los acuerdos de 2014 y se sumaron otros. De hecho a tal punto fluye la relación con los chinos, que el proceso por las dos represas en Santa Cruz que estaba frenado terminó y las mismas se van a construir tras la oficialización en el Boletín Oficial este lunes. Los chinos están en tren de reabrir el mercado de la soja y el de carnes con hueso de la Argentina.

Fuente: Clarín