02/08/17

Dos maneras en las que EE.UU. puede imponer sanciones al petróleo venezolano

Washington puede prohibir el ingreso de crudo desde Venezuela o bloquear exportaciones hacia ese país. Ambas obligarían a Maduro a buscar alternativas


El sector petrolero de Venezuela corre el riesgo de recibir sanciones de Estados Unidos desde que el presidente Nicolás Maduro decidió impulsar una votación para elegir una asamblea política con poder total, la cual según los críticos dará la espalda a los últimos vestigios de democracia que quedan en el país miembro de la OPEP.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro norteamericano, afirmó esta semana que el gobierno "continuará analizando todas las opciones que tenemos", cuando le preguntaron si se venían las sanciones petroleras.

Éstos son los dos senderos más probables que podría tomar Estados Unidos si cumple con su amenaza de iniciar una acción económica "fuerte y rápida" contra Venezuela.

1 No importar crudo venezolano Considerada una de las posibles sanciones más agresivas, es probable que bloqueando las importaciones norteamericanas de crudo venezolano se provoque el mayor efecto inmediato en el mercado en general.

Las refinerías en EE.UU. son los mayores compradores del crudo pesado de Venezuela, y si ese flujo se corta, necesitarán rápido encontrar alternativas.

Si bien lidera las importaciones Citgo, la refinería propiedad de la petrolera estatal venezolana PDVSA, hay otras refinerías en Norteamérica que también son grandes compradores; siete de ellas en abril adquirieron más de 1 millón de barriles de crudo venezolano.

En mayo la refinería independiente Valero importó del país latinoamericano aún más crudo que Citgo, según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, ya que adquirió 200.000 barriles diarios.

Gary Simmons, director de abastecimiento en Valero, dijo la semana pasada que creía que la compañía podía capear sanciones que impliquen el bloqueo de las importaciones venezolanas, pero probablemente a mayores costos porque las comercializadoras competirán por las alternativas.

"La manera en que vemos cualquier potencial sanción es que, en realidad, lo que crea son algunas ineficiencias en el mercado del crudo", dijo Simmons. "Si se impusieran las sanciones, esos barriles seguirán fluyendo. Simplemente fluirán hacia otros mercados, y luego tendremos que comprar barriles a otros mercados para abastecer nuestro sistema, lo que hará que el costo del crudo pesado aumente algo".

"PDVSA trataría de desviar las exportaciones hacia otros lugares probablemente China y Asia pero a un potencial descuento y con mayores costos de transporte," dijo Joseph McMonigle de Hedgeye Risk Management.

Goldman Sachs estima que Venezuela perdería cerca de u$s 2,50 por barril en sus ventas de crudo, debido a la combinación de mayores costos de transporte y la necesidad de bajar el precio de su crudo para atraer rápido a compradores alternativos.

El banco de inversión señaló que el mayor riesgo es que los consumidores norteamericanos deban pagar más caro la nafta y el diesel en el caso de que las operaciones de Citgo fueran interrumpidas a raíz de las sanciones. La refinería representa el 4,3% de la capacidad total de Estados Unidos.

"Una prohibición de las importaciones de crudo venezolano podría . . . afectar a los consumidores norteamericanos por la suba de precios de los crudos pesados alternativos, si bien tal bloqueo probablemente se implemente con una demora para minimizar la escasez logística", comentó el analista de Goldman Damien Courvalin.

2 Bloquear las exportaciones de petróleo hacia Venezuela Pese a ser miembro de la OPEP y un gran exportador de petróleo, en los últimos años Venezuela se volvió más dependiente de fuentes importadas de petróleo. Por eso sus compras a Norteamérica son un potencial blanco de sanciones. El país importa crudo norteamericano más liviano, que mezcla con su producción de petróleo más pesado.

El dilapidado sistema de refinación de PDVSA también tiene problemas para satisfacer la demanda interna, lo que obliga al país a importar nafta y diesel.

Según Clipper Data, que sigue los movimientos de los buques petroleros, Venezuela importó más de 37 millones de barriles de nafta y diesel en 2017 desde todos sus proveedores. Casi 20% de esos combustibles refinados provino de Citgo. EE.UU. exporta cerca de 25.000 b/d de crudo al país.

Cortar ese abastecimiento podría obligar a Venezuela a adquirirlo desde otro país a un mayor costo. Parte del combustible refinado desde Citgo es a crédito, por lo que el país necesitará rápido otras alternativas.

EE.UU. también informó que está analizando prohibir el uso de dólares norteamericanos para las transacciones petroleras con PDVSA, esencialmente para excluir la principal fuente de ingresos en divisas que tiene el país del sistema financiero estadounidense.

Helima Croft, directora de estrategias con commodities en RBC Capital Markets, dijo que esas sanciones rápido harán que PDVSA no pueda cumplir el pago de su deuda externa.

Fuente: El Cronista