31/08/17

Cristina reapareció para festejar el escrutinio y volvió a castigar a Macri

Con un tono más duro y desafiante, criticó al Gobierno por la concentración de poder y dijo que hay que ponerle límites. Hubo reclamos por Maldonado.

- Ponga medio kilo de fideos, un kilo de carne y revuelva. Pero recuerde, señora, que este guiso le sale mejor ahora que cuando estaba Cristina.

Con un toque de stand up, Cristina de Kirchner expuso su tesis sobre el resultado de las PASO del 13-A que se conoció el martes, 16 días después de la votación y que, dijo, “por primera vez en la historia” mostró perdedor al que con el conteo provisorio se declaró ganador.

La micro actuación, revolviendo un guiso imaginario ante 3.000 personas en el Club Atenas de La Plata, fue la síntesis de lo que llamó “fenomenal bombardeó” mediático en su contra a pesar de lo cual, puntualizó, ganó las primarias bonaerenses. “Fue una hazaña democrática”, ensayó un título.

“Sin afiches y sin pisar un set de televisión”, se vanaglorió y puso, en un toreo desafiante, la mira sobre María Eugenia Vidal porque “la gobernadora estaba en TV desde las 8 de la mañana a las 12 de la noche”.

Dato al pie: en el staff K deslizan que Cristina quiere antagonizar con Vidal porque era la "carta fuerte" del Gobierno pero ya la apostaron en la PASO.

A 51 días de la veda electoral para la elección del 22 de octubre, la ex presidente se relanzó con un libreto más áspero, duro y desafiante –aunque sin tono ferviente– subió a dirigentes del PJ al escenario y aplaudió mientras sonaba, al final, un coreo de “La Marcha Peronista”.

Cristina se confiesa bilardista, casi una herejía para una hincha de Gimnasia, club del que es fanática su madre Ofelia. El bilardismo es cabulero. Quizá por cábala, Cristina eligió para relanzar su campaña La Plata, la ciudad donde nació hace 64 años y donde el 7 de julio de 2005 se presentó como candidata a senadora con un acto en el Teatro Argentino, en el que comparó a Eduardo Duhalde con El Padrino, el personaje de Mario Puzo.

Como entonces, deja vu histórico, Cristina no compite con el sello PJ. En 2005 ganó y en las PASO también. Se viene octubre.

En el acto la ex presidente ofició como una DT y marcó lo que Unidad Ciudadana debe hacer camino a la general del 22-O. “Una campaña ciudadana”, dijo y remitió, sin especificarlo –aunque se lo anticipó a sus colaboradores– al campañismo silvestre y cuerpo a cuerpo que inorgánicamente operó para el balotaje de 2015.

Como la jefa de su propia campaña, apagó la euforia de sus seguidores: "El exitismo es el padre de las derrotas", le advirtió a los que desde las gradas vaticinaban, a los gritos, una victoria irrevocable para octubre.

Por eso planteó la "campaña ciudadana" como eje logístico y sumó un factor conceptual. "Hay que ponerle un límite a la obscena concentración de poder" del gobierno de Mauricio Macri dijo y aseguró que el presidente instrumentó un plan económico "insustentable".

"Yo vi Tiburón 1, 2, 3 y 4: siempre termina es igual, no quiero ver Tiburón 5", metaforizó sobre el efecto de las medidas económicas de Macri al que castigó duramente

Salió a pescar, además, el voto anti Macri al decir que en las primarias del 13 de agosto quedó en "claro" cual era la oferta electoral que expresaba un freno al Gobierno, en un intento por sacarle volumen a Sergio Massa y Florencio Randazzo.

"La oposición debe ponerse al servicio de los que la votaron", apuntó y manoteó otra referencia televisiva. "No es igual como decía Minguito". En esa línea planteó la importante de un puñado de votos, que definirán si el tercer senador es "Gladys González o Jorge Taiana".

Antes de empezar su discurso, que duró 46 minutos, la ex presidente mostró una afiche con la imagen de Santiago Maldonado, el joven que está desaparecido hace casi un mes. Cristina habló de "desaparición forzada" y recordó que en el 30 de agosto de 2007 junto al entonces canciller Jorge Taiana, firmó en nombre de Argentina la adhesión al Tratado contra la Desaparición Forzada de Personas.

En las gradas hubo un canto uniforme para pedir la aparición con vida de Maldonado.

Fuente: Clarín