03/08/17

Crece el conflicto portuario entre los Prácticos y Metz por el accionar “intimidatorio” de la Prefectura




La tensa relación que mantienen los Prácticos y las autoridades de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables que conduce Jorge Metz sumó un nuevo capítulo conflictivo provocado por una insólita y --para algunos letrados—“disparatada” movida que decidieron llevar adelante los funcionarios del sector.

Tras las exitosas “Jornadas de Reflexión” que organizó la Asociación Civil Prácticos de la República Argentina los días 21 y 22 de julio y que derivaron en la paralización casi total de las entradas y salidas de barcos en los puertos del país, la Subsecretaría comandada por Metz salió a tomar represalias usando como punta de lanza a la Prefectura Naval.

Por instrucciones que habrían bajado desde el área de Metz –quien puertas adentro del ministerio de Transporte se autopromociona como un “talibán” de la administración macrista cuya principal misión es reducir los costos logísticos y portuarios contra viento y marea—, la Prefectura comenzó a enviar “intimaciones y citaciones compulsivas” a varias empresas de practicaje y profesiones del sector.

Mediante un accionar que excede claramente sus funciones, la Prefectura les ha iniciado a los prácticos distintos “procesos de instrucción” para que acudan a prestar declaraciones testimoniales a los fines de explicar qué hicieron durante los días en que se desarrollaron las jornadas de reflexión.

Las citaciones enviadas por Prefectura se enmarcan en “sumarios administrativos” que se abrieron a fines del mes pasado para determinar si los prácticos que no prestaron servicios los días 21 y 22 de julio han incumplido con el “reglamento nacional de practicaje y pilotaje” y si les corresponde algún tipo de sanción o penalidad.

Desde las agencias y asociaciones de prácticos consideran que la jugada de Prefectura busca “apretar y asustar a los profesionales del sector con hechos que no constituyen ningún delito, ni infracción y que nunca pusieron en riesgo la seguridad de la navegación”.

Los prácticos que van a prestar declaración a las oficinas de Prefectura rechazan los sumarios con el argumento de que son “improcedentes e intimidatorios” y dejan expresa reserva de que van a ejercer el derecho de iniciar acciones legales contra los responsables de las citaciones por persecución ideológica y abuso de autoridad.

Si bien hasta ahora vienen cumpliendo con la orden de la cartera de Transporte, los prefectos no estarían del todo de acuerdo con lo que se está haciendo y creen que, en lugar de doblegar a los prácticos, este tipo de acciones va a incrementar el malhumor del sector con los funcionarios de Puertos y Vías Navegables.

Esta no es la primera vez que Metz y su coequiper, el Director Nacional de Transporte Fluvial y Marítimo (DNTFM), Gustavo Deleersnyder—quien fue denunciado penalmente por los supuestos delitos de lavado de activos y evasión por el fiscal de investigaciones administrativas, Sergio Rodríguez—utilizan a la Prefectura para presionar por una baja de los costos portuarios.

Con fin de lograr una baja simbólica en los fletes marítimos, en octubre del año pasado los funcionarios de Transporten dispusieron que la Prefectura Naval destine sus embarcaciones para remplazar a las lanchas privadas que se encargaban de transportar a los prácticos hasta los barcos de cargas que operaban en Puerto Madryn.

Con el argumento de que a un práctico de ese puerto patagónico las empresas de lanchas le habían –supuestamente—negado el traslado hasta un barco, Metz le indicó a la Prefectura que atendiera por unos días ese servicio de transporte con sus embarcaciones y con una tarifa mínima que no alcanzó a cubrir los costos de combustible de cada viaje.

Fuente: Transporte y Energía