22/08/17

A tres semanas de la visita de Netanyahu, el Gobierno acordó vuelos directos a Israel

Serán entre Buenos Aires y Tel Aviv. La última vez que un avión de El Al tocó suelo argentino fue en mayo de 1960, cuando capturaron en el país al jerarca nazi Adolf Eichmann.


Boeing 767ER de El Al, Israel Airlines

Por un inédito pedido de las autoridades israelíes, la dirección de Aerolíneas Argentinas evitaba hasta ayer confirmar lo que en Israel ya es un hecho. Ocurre que el viernes pasado, el presidente de la empresa de bandera nacional, Mario Dell' Acqua, firmó un histórico acuerdo con sus contrapartes de El Al Israel Airlines, que lanzará los primeros vuelos directos entre Buenos Aires y Tel Aviv. Estos tendrán lugar posiblemente a partir de mediados de septiembre en el marco de la también histórica visita de Benjamin Netanyahu, la primera que hace un primer ministro del Estado judío al país.

El acuerdo, que se terminó cerrando en la embajada argentina en Tel Aviv con la presencia de Dell 'Acqua y el embajador argentino Faustino García contempla que en principio se utilice un sistema de código compartido, por el cual se podrá comprar un pasaje directo a uno u otro país, en un viaje completo de ida y vuelta. Igual se estima que podrá haber una escala en Madrid o Barcelona. En consulta de Clarín, en Aerolíneas no quisieron informar aún si el vuelo lo hará un avión de AA o de la aerolínea de bandera nacional israelí.

Argentina alberga la mayor colectividad judía de América Latina y está entre las primeras diez del mundo. Se estima que unas 280.000 personas profesan dicha religión, en las que Israel se encuentra entre sus destinos preferidos de peregrinación, cultural, religiosa o afectiva.

Aunque oficialmente el programa de Netanyahu no se ha informado, se lo espera para su cita con Mauricio Macri entre el 12 y 13 de septiembre, en un paso por América latina que también lo llevará a México, antes de desembarcar en Nueva York para su intervención la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 19 de ese mes. Las relaciones entre Argentina e Israel mejoraron con la llegada de Macri al poder, y sobre todo porque hizo caer a nivel jurídico el memorandum de entendimiento con Irán sobre la causa AMIA que había firmado la administración de Cristina Kirchner. Pero además Argentina también cambió un voto -de aprobación a abstención- en la UNESCO, en una complicada votación sobre la resolución “Palestina ocupada”.

Ayer, la prensa en Tel Aviv recordaba que la única vez que un avión de la emblemática El Al tocó suelo argentino fue en mayo de 1960. Entonces, aprovechando las fiestas que se realizaban aquí por los 150 años de la Revolución de Mayo, y a las que vinieron delegaciones de todo el mundo, los servicios israelíes realizaron una operación encubierta que terminó en la captura del jerarca nazi Adolf Eichmann -ideólogo de la Solución Final que derivó en el genocidio de millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Eichmann trabajaba bajo identidad falsa en la empresa Mercedes Benz. De ahí fue literalmente secuestrado, dopado e introducido en el avión de El Al que había llegado a Buenos Aires para las fiestas locales. Una vez en tierra israelí fue sentenciado a muerte. El episodio causó un conflicto diplomático con el gobierno de Arturo Frondizi, que no fue informado del operativo, pero todo ello ya es parte de la historia.

Creada en 1948 casi en simultáneo al nacimiento de Israel como Estado, El Al es hoy una de las empresas aéreas con mayor seguridad antiterrorista. Entre los pocos episodios que se recuerdan está el secuestro en 1968 de uno de sus aviones por miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP). Los rehenes fueron al final liberados.

Fuente: Clarín