28/07/17

Maduro prohibió las marchas, pero la oposición llamó a tomar Venezuela

Ya hubo cinco muertos dos días de huelga general. Se teme que mañana escale la represión.

La crisis en Venezuela escaló de un modo dramático en la tarde de hoy con un doble y definitivo desafío entre el asediado régimen de Nicolás Maduro y la alianza opositora decidida a impedir la controvertida elección constituyente del próximo domingo.

Mientras se cumplía el segundo día de una huelga de 48 horas que paralizó nuevamente al país convocada por la disidencia, el régimen anunció, en un virtual estado de Sitio, la prohibición a partir de este viernes de cualquier manifestación que perjudique ese comicio denunciado como una maniobra espuria por la oposición.

La medida dispuesta por el ministro del Interior, el general Néstor Reverol, buscó salir al cruce de una gigantesca marcha opositora convocada para este viernes llamada “la toma de Caracas” con destino al palacio de Gobierno en Miraflores.

Pero la dirigencia disidente respondió de inmediato que las movilizaciones siguen y que ahora serán a nivel nacional, bajo el nombre de la “toma de Venezuela”. Y convocó a la militancia a marchar por todo el país en abierto desafío a la prohibición.

De este modo se ha establecido una clara lucha de fuerzas con destino imprevisible que puede colocar al país en las horas definitivas de la larga crisis que experimenta. En los últimos dos días hubo cinco muertos, él último un chico de 16 años baleado al caer la tarde de ayer. Se suman a al menos 107 victimas fatales producidas en la actual rebelión contra el gobierno iniciada hace más de un centenar de días. Todo hace prever que esa cifra seguirá creciendo por el aumento de la violencia de la represión y la actividad desatada por parte de los grupos parapoliciales.

´”El régimen anunció que no se puede manifestar. Responderemos con la toma de Venezuela mañana”, advirtió, apenas minutos después de conocerse la decisión gubernamental, la Mesa de Unidad Democrática que contiene a las principales organizaciones disidentes de Venezuela. En otro mensaje la coalición señaló que “las calles de Venezuela son del pueblo, no de la dictadura” y sostuvo que la manifestación es un derecho consagrado en la Constitución.

Poco antes el diputado José Antonio Mendoza señaló que la decisión de la MUD de ampliar la protesta forma parte del llamado que hizo la oposición a desconocer al gobierno de Maduro y declararse en desobediencia civil, derechos establecidos en la Carta Magna.

La Asamblea Constituye es la última herramienta pergeñada por el chavismo para generar un suprapoder bajo su control con autoridad para disolver el Parlamento con mayoría opositora; eliminar la inmunidad de los legisladores; disponer el cierre de la Fiscalía General crítica de esa medida y arremeter contra la dirigencia disidente.

Este cuadro convertiría al régimen en una dictadura clásica con un maquillaje tenue de legalidad. En ese sentido el gobierno anunció a través de sus voceros que será esa Asamblea la que decida si se hacen las demoradas elecciones de alcaldes y gobernadores pendientes desde el año pasado y que resolverá si hacer o no un referéndum para que la gente valide con el voto a la nueva Carta Magna.

En duda queda también la elección presidencial de 2018. Es un intento de huir hacia adelante del gobierno chavista que cuenta con escaso apoyo electoral debido a la magnitud de la crisis económica y social que enfrenta. “La Constituyente tiene el único propósito de evitar las elecciones, todo lo demás no existe”, dijo un analista a este enviado.

El crecimiento de la protesta se hizo evidente con el resultado de la actual huelga general y además con una participación la tarde de hoy mucho menor a las históricas en el acto de cierre con Maduro presente de sus candidatos a la Asamblea.

En ese acto en la avenida Bolivar de Caracas, el presidente reiteró que "llueva, truene o relampaguee, la Constituyente va". El líder chavista emplazó a la oposición a sumarse a una "mesa de paz" y reconciliación antes del domingo y pidió a la disidencia que "que abandone el camino insurreccional, que vuelva a la Constitución".

Pero la MUD denuncia que justamente es la Carta Magna lo que no se ha respetado porque no se llamó a un referéndum como dispone para que habilite una reforma. Las elecciones detenidas sin fecha también violan la letra constitucional.

Maduro advirtió que si no se logra ese acuerdo "yo le entregaría a la Constituyente todo el poder de convocar de manera obligatoria un diálogo nacional de paz con una ley constitucional". El amontonamiento de amenazas puede leerse como una reacción de preocupación ante el persistente desafío opositor. Así este día viernes puede determinar de modo radical el destino de esta crisis.

Fuente: Clarín