24/07/17

La línea 60 de colectivos volverá a funcionar desde esta medianoche

Es porque el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. Sin embargo, la discusión sigue y el miércoles habrá otra reunión entre los choferes y la empresa Monsa. La huelga afecta a unos 250.000 usuarios.


El paro de los choferes de la línea 60 es por falta de medidas de seguridad en las unidades.

Tras el fracaso de varias reuniones en el Ministerio de Trabajo fue dictada la conciliación obligatoria entre los choferes de la línea 60 de colectivos y la empresa Monsa. Así, según los delegados de los trabajadores, el servicio volverá a funcionar a partir de esta medianoche.

Néstor Marcolín, delegado de los choferes, confirmó que se acatará la conciliación: "Vamos a salir (a trabajar), obviamente teniendo mayor cuidado que los colectivos funcionen y que estén garantizadas las condiciones", explicó.

Los choferes de la línea 60 cumplieron hoy el octavo día de paro en reclamo de medidas de seguridad y reincorporación de despedidos. Tras el fracaso de una nueva reunión en el Ministerio, la empresa calificó la medida como "arbitraria e injustificada".

Marcolín dijo en declaraciones a DyN que "no se llegó a ningún acuerdo" y manifestó que "se programó una nueva reunión para el miércoles a las 10".

Los reclamos ya se habían registrado el año pasado tras la muerte del trabajador David Ramallo, el 9 de septiembre, quien falleció aplastado por una unidad cuando realizaba tareas de reparación en la cabecera del barrio porteño de Barracas.

La medida de fuerza afecta el servicio en los 19 ramales de la línea 60 que unen Constitución con Tigre y Escobar, utilizado a diario por unos 250 mil pasajeros. La empresa Monsa, a cargo del servicio, calificó en un comunicado como "absolutamente arbitrario e injustificado" el paro y desmintió que la flota tenga inconvenientes de mantenimiento. "El gremio invoca falsamente cuestiones atinentes a la seguridad e higiene en nuestros predios que nos sirven de cabeceras en Ingeniero Maschwitz y Barracas", expresó la compañía.

En ese sentido, sostuvo que "el paro dispuesto por el Sindicato Unión Tranviarios Automotor (UTA) en nuestra línea es absolutamente arbitrario e injustificado" y dijo que "persigue otros objetivos que los invocados".

Asimismo, advirtió que no "representa a la gran mayoría de los trabajadores de la empresa que, aunque desean trabajar, se ven impedidos de hacerlo, lo que les produce un daño irreparable, cual es la pérdida de los salarios correspondientes a los días no trabajados".

El texto, firmado por el presidente de Monsa-Línea 60, Marcelo Pasciuto, sostuvo que las inspecciones en ambas cabeceras fueron realizadas por los ministerios de Trabajo de la Nación y de la provincia de Buenos Aires y la Superintendencia de Riesgo del Trabajo, "por denuncias efectuadas por el propio gremio".

"Sólo se detectaron en la terminal de Ingeniero Maschwitz, algunas fallas menores, que no afectan de manera alguna la seguridad de la operación del personal y que por lo tanto no justificaron la tan ansiada clausura pretendida por la UTA", dijo la empresa.

En ese sentido, afirmó que "de haber existido alguna falla grave, como falsamente denuncian los delegados, los inspectores hubieran procedido con la clausura de las instalaciones".

Fuente: Clarín