19/07/17

Entre internas, Cambiemos avanza en el intento de expulsar a Julio De Vido

El proyecto se tratará mañana desde las 11 en la Comisión de Asuntos Constitucionales. Por las objeciones de un sectores de la UCR y del massismo, podrían aplazar el dictamen.


Primera línea del interbloque Cambiemos en una reciente conferencia de prensa sobre el caso De Vido. Foto: Dyn

Dirán que está imputado en más de un centenar de causas por corrupción, más que ningún legislador en la historia de la Cámara de Diputados, y que ya suma cuatro procesamientos. Y que se lo debe echar del cuerpo por “inhabilidad moral”.

Pese a algunas fisuras internas en la pata radical, el oficialismo cerró filas ayer para intentar avanzar con la expulsión de Julio De Vido. Cambiemos buscará darle dictamen hoy al proyecto de resolución que propone la expulsión de De Vido en términos del artículo 66 de la Constitución Nacional. Y se anticipa un debate más que caliente en la Comisión de Asuntos Constitucionales, que preside el macrista Pablo Tonelli. Pero por las objeciones internas y de buena parte de la oposición hay final abierto.

“La inhabilidad moral es una interpretación discrecional que hace la Cámara”, le dijo anoche a Clarín el macrista Daniel Lipovetzky, miembro de la comisión, al término de la reunión de interbloque en la que se definió la estrategia a seguir.

De esta manera, defendió la facultad del cuerpo para echar a De Vido sin necesidad de mediar otro procedimiento. “De Vido está invitado y debería venir mañana (por hoy)”, completó cuando se le preguntó por la posibilidad de defensa del ex ministro.

De todas formas, según pudo saber Clarín, en Cambiemos no quieren “precipitar” la firma de un dictamen, evalúan que podría no salir hoy mismo y esperan contar con apoyo del massismo, que hasta ahora mantuvo una postura ambigua. Frente a los cuatro proyectos oficialistas que postulan la expulsión -de los cuales se tomaría como base el de Elisa Carrió- el massismo a través de su aliado Julio Raffo presentó otro por iniciar el desafuero y la suspensión.

Sin embargo, otro aliado del interbloque que conduce Sergio Massa, el democristiano cordobés Juan Brügge, afirmó ayer a Clarín que “sea exclusión o desafuero, lo que tengan los votos (por Cambiemos) vamos a apoyarlo”.

Brügge se remontó a antecedentes de dos diputados echados en 1867 para inclinarse por la “exclusión”, que definió como “una decisión eminentemente política e institucional”.

Aunque ilusionados, en Cambiemos dijeron tomar “con pinzas” los mensajes que llegaban del massismo. “No queremos firmar dictamen solos”, enfatizó una fuente del oficialismo. Es que si eso sucede, razonan, será más difícil llevar el tema con éxito al recinto, donde se precisan dos tercios de los votos de los presentes. Consultada por este diario, la jefa del bloque massista, Graciela Camaño, evitó una definición y dijo que lo analizarían hasta último momento.

Es que las fisuras aparecieron también en el propio seno del oficialismo. Los radicales Ricardo Alfonsín y Carla Carrizo (el ala crítica del acuerdo Cambiemos con el macrismo) rechazaron la postura mayoritaria, según ayer reveló Clarín.

Al mediodía hubo una tensa reunión de bloque en el despacho del entrerriano Jorge D’Agostino. Entre gritos, Carrizo -que presentó proyecto propio y públicamente había criticado el “espectáculo de la corrupción”- alegó no saber que había una “postura consolidada” del bloque. “¡Pero si vos estuviste en las reuniones y en la conferencia de prensa!” de la semana pasada, le salieron al cruce D’Agostino y Miguel Bazze, ambos de la conducción del bloque. Mario Negri, jefe de la bancada, estaba en la Casa Rosada y se salvó del fuego cruzado.

“¡Ustedes son unos autoritarios, quieren que todos pensemos igual!”, siguió Carrizo, que en la Ciudad va por renovar su banca junto a Martín Lousteau. Y amagó con irse.

Alfonsín, que criticó por “inconstitucional” la posición mayoritaria, avisó que no irá hoy a Asuntos Constitucionales.

Aunque no hay diputados de la izquierda en Asuntos Constitucionales, Juan Carlos Giordano, de Izquierda Socialista-FIT, avisó que irá a pedir el desafuero de De Vido si el tema llega al recinto. “Es responsable de graves delitos de corrupción por los cuales debería estar preso”. Pero advirtió que esto “no debe ser usado como precedente contra la izquierda”, como dicen que pasó en Mendoza.

En cambio, el bloque K defiende a De Vido y el PJ de Diego Bossio aún no se pronunció.

Fuente: Clarín