14/12/16

El Gobierno gana oxígeno y se posterga el tratamiento de Ganancias en el Senado

Puja por los ingresos. El PJ no pudo aprobar dictamen en el Senado. Fue luego de que el macrismo operara sobre los gobernadores y consiguiera aplazar la votación prevista para hoy. Ya empezaron gestiones que incluyen a Massa y la CGT para elaborar un nuevo texto.


Reunión de la Comisión de Presupuesto del Senado para tratar la reforma del Impuesto a las Ganancias. Foto: Pedro Lázaro Fernández.

(Clarín) - Cuando en el horizonte del oficialismo asomaba una dura derrota legislativa, la Casa Rosada salió al contraataque y logró postergar el tratamiento de reforma del impuesto a las Ganancias. A cambio de que se sacar de la sesión de hoy el tratamiento de la iniciativa, la mayoritaria bancada del FpV reclamó que se convoque a los gobernadores, a la CGT y a todas las fuerzas con representación parlamentaria en ambas cámaras del Congreso a una mesa de diálogo para discutir modificaciones en el tributo.

Esas negociaciones ya comenzaron y hubo contactos ayer mismo entre funcionarios y Sergio Massa. El plan oficial es ambicioso: quieren avanzar desde cero en un nuevo proyecto, que pueda ser consensuado entre todos los sectores. De ocurrir, se buscaría que sea votado en ambas cámaras ya la semana que viene.

Anoche, el ministro de Trabajo Jorge Triaca y el vicejefe de Gabinete Mario Quintana estaban reunidos con los dirigentes cegetistas Carlos Acuña y Héctor Daer.

En caso de que eso no se logre unificar un solo proyecto nuevo, en el oficialismo hablaba de acompañar uno de que presentaría el senador Rodolfo Urtubey (PJ-Salta), que tiene un menor impacto fiscal.

En ese eventual escenario, el proyecto con media sanción y el nuevo serían tratados en el recinto el miércoles 21. "Iríamos a matar o morir", exageraron en un despacho de la Casa Rosada. El oficialismo apuesta a que la operación de pinzas que desplegó sobre los gobernadores y parte de los senadores le rinda aún más frutos.

Por lo pronto, el ministro del Interior Rogelio Frigerio se reunió ayer a la tarde con los ministros de Economía de 21 provincias y de la Ciudad y logró encolumnarlos a todos contra el proyecto.

"Habiendo conocido el impacto fiscal real del proyecto, los ministros o secretarios de Economía de las provincias acuerdan solicitar al Congreso posponer el tratamiento en el recinto del proyecto hasta tanto se pueda evaluar el efecto sobre las finanzas", dice el documento firmado por todos los representantes de las provincias.

Frigerio, acompañado de los diputados oficialistas Emilio Monzó, y Luciano Laspina, había estado temprano reunido en el Senado con Pichetto, Urtubey y Omar Perotti.

En esa reunión, el oficialismo insistió con que el proyecto era un "desastre" y que el Senado debía asumir la "responsabilidad de ponerle la cascabel al gato". Ahí el FpV reclamó al Gobierno convocar a una mesa de diálogo entre todas las partes. Pichetto, además, habló ayer por teléfono con Macri.

En simultáneo a ese encuentro, en el primer piso del Senado seis gobernadores (el cordobés Juan Schiaretti, el rionegrino Alberto Wereltinek, el neuquino Omar Gutiérrez, la fueguina Rosana Bertone, el jujeño Gerardo Morales y el salteño Rodolfo Urtubey) se pronunciaban en contra del proyecto de Ganancias por el elevado costo fiscal que implica para las arcas provinciales.

El único gobernador que fue al Senado a pedir que la ley salga fue el chubutense Mario das Neves. En el debate en comisión, el senador José Mayans (FpV-Formosa) se quejó: "El Ejecutivo es el que no hizo lo que corresponde porque debiera haber trabajado con el Parlamento antes de enviar el proyecto".

Antes, el titular de la AFIP, Alberto Abad, había sembrado más terror entre las provincias: dijo que de aprobarse, el rojo sería de $ 64.273 millones.

También fue al Senado un comité de dirigentes cegetistas. Le pidieron a los senadores que aprobasen la ley sin retoques.

En la reunión de Labor Parlamentaria de ayer, el líder del FpV, Miguel Pichetto, advirtió al oficialismo que en caso de que el Gobierno no acepte sentarse a negociar, la bancada del PJ forzaría el tratamiento del proyecto que cuenta con media sanción de Diputados.

"No debe interpretarse esto como una presión. Simplemente estamos diciendo que no vamos a renunciar a nuestro compromiso", dijo más tarde el senador rionegrino.

Lo cierto, sin embargo, es que ayer los números finos le jugaban a favor al oficialismo. Pese a su intención, el FpV no logró ayer dictamen favorable al proyecto de Ganancias. Para emitir dictamen en comisión se necesitan las firmas de 9 senadores, exactamente la cantidad de senadores que suma el PJ en Presupuesto.

Pero hasta anoche solo 5 senadores habían acompañado el despacho: Juan Manuel Abal Medina, Omar Perotti, Graciela de la Rosa, Pedro Gustavino y Ester Labado. Faltaban las firmas de Carlos Espínola, Rodolfo Urtubey, Dalmacio Mera y Juan Manuel Irrázabal, quien ayer se ausentó y directamente no atendió los llamados que le hicieron sus compañeros de bancada.

Anoche, en la reunión de bloque se discutía si jugaban en conjunto en caso de que no queden conformes con la convocatoria del Gobierno. De ser así, los senadores que no firmaron podrían verse obligados a hacerlo, aunque sea con disidencias parciales.

Durante la reunión de Labor Parlamentaria, el senador radical Julio Cobos se alejó un instante para llamar y trasladarle al ministro del Interior Rogelio Frigerio el pedido opositor. Trascendió que el funcionario habría pedido a cambio un compromiso de los sindicalistas de que no van a desairar a Mauricio Macri y participarán de la eventual convocatoria.