09/05/17

Sorpresas en Atucha II: estará fuera de servicio más tiempo del previsto

En 2011 comenzó el proceso de puesta en marcha de Atucha II.


Corría 2004 cuando Néstor Kirchner convenció a su ministro Roberto Lavagna que había que terminar Atucha II. La central había estado parada desde 1994 y para el kirchnerismo podía convertirse en un símbolo que ayudaría a la salida de la crisis.

La planta arrancó a los tumbos en 2014, pero se terminó con tanto apuro en los tramos finales, que en marzo de 2017 ingresó en una parada técnica programada.

La novedad es que aún no hay una fecha cierta para que vuelva a operar.

Julián Gadano, subsecretario de Energía Nuclear, admitió a Clarín que estaba previsto que Atucha II reingresara al sistema en junio pero que ese cronograma es difícil de cumplir.

El funcionario cree que no estará lista hasta bien entrado julio. Es decir, estará ausente en el invierno cuando más se la necesita.

La central aporta 745 MW, un volumen de energía eléctrica que equivale al 5% de los requerimientos en un día de bajo consumo.

Gadano explicó que en Atucha II se encontraron problemas en los canales que tiene el reactor.

Un auditor experto, consultado por este diario, sostuvo que Atucha II, la más joven de las centrales nucleares argentinas, tiene “averías difíciles de solucionar”.

La parada técnica se definió al encontrar tubos doblados, o “pandeados”. Según su razonamiento, eso sucede por los efectos de la radiación que dilata los elementos.

“Ya ocurrió en Atucha I pero en esa central fue después de 20 años de funcionamiento. En Atucha II está pasando a menos de tres años”, comentó solicitando reserva de su nombre.

Algunos ingenieros justifican los inconvenientes de Atucha II en la complejidad que supuso haber reconstruído la infraestructura de una obra que estuvo abandonada durante 16 años.

“En esta época del año la Argentina consume entre el 58% y 61% de la potencia de energía eléctrica instalada. Siempre es el mejor momento para que las plantas salgan a las paradas programadas, por eso decidimos la parada técnica de Atucha II”, dijo Gadano que luego reconoció que aparecieron problemas.

Y contó que por cada mes que Atucha II no está brindando el servicio, se dejan de recibir 340 millones de pesos, que es lo que factura la central.

“Aunque estamos contentos de tener la, Atucha II no es nuestro orgullo. No cumplió ni con los tiempos, ni con el presupuesto ”, amplió el funcionario.

En la que no fue, precisamente, una secuencia lineal, licitada en 1980 por la dictadura militar y abandonada en 1989 por Carlos Menem, la obra de Atucha II comenzó de nuevo en 2006 y su funcionamiento pleno se demoró hasta 2014.

Para las autoridades nucleares actuales, en Atucha II el ex ministro Julio de Vido montó “un sospechoso sistema que llevó a que una planta cuya terminación debía costar US$ 700 millones terminara saliendo US$ 4.000 millones”. En el momento de su licitación en 1980 el costo total de Atucha II se había estimado en US$ 1.881 millones.

Para colmo, como Cristina Kirchner quería inaugurarla en el año del bicentenario de la revolución de Mayo, en 2010, hubo demasiada velocidad en los últimos tramos y faltaron detalles cruciales de terminación en lo que respecta a sus válvulas, siempre de acuerdo a los expertos consultados.

Fuente: Clarín