24/05/17

Buscan que todas las provincias tengan tarifas de electricidad similares

Aranguren quiere transparentar los componentes de la factura en cada distrito; hoy muestran una fuerte dispersión


El ministro Aranguren, en conferencia de prensa. Foto: Archivo

La administración de Mauricio Macri busca darle un barniz de federalismo al aumento de tarifas y la normalización del sector energético que promueve desde la llegada al Gobierno. El mes próximo, en el marco del Consejo Federal de la Energía Eléctrica, donde convergen representantes del Poder Ejecutivo y de las provincias, iniciará la discusión para que en el lapso del primer mandato de Cambiemos los usuarios de todos los distritos del país paguen un valor similar por la electricidad. Así lo confirmó ayer el ministro de Energía, Juan José Aranguren , en diálogo con la prensa.

Según el funcionario, "ha habido aumentos tarifarios por encima de lo que fue el costo de generación [que define el Gobierno], porque le siguieron sumando valor agregado de distribución [la porción de la factura que va para las distribuidoras], y como aumentó el costo de generación se lo ponen en la mochila al Estado nacional".

En otros términos, Aranguren remarcó que parte de los ajustes que se registraron en las provincias y generan molestia en los consumidores no se deben a una decisión de su cartera, sino de los organismos reguladores provinciales, que están en la órbita de las gobernaciones.

En ese contexto, el año pasado "muchas provincias han continuado con esas políticas de aumentos por encima del costo de generación, y ha habido casos paradójicos como el de Chaco, en el que Cammesa [la compañía mixta administradora del mercado] no le puede facturar ese costo [por la aplicación de una medida cautelar], pero la distribuidora le trasladó al público el precio total diciendo que es responsabilidad de la Nación".

En los próximos días Energía pondrá en su página web los valores que cobra cada una de las empresas que atienden al cliente final en todo el país, con la discriminación de la generación de energía, la remuneración al transporte y los impuestos.

"Con la transparencia de las tarifas de cada uno de los sectores, se podrá observar la dispersión en cada una, y que en un sistema más armónico la única dispersión debería estar vinculada con la cantidad de clientes por metro cuadrado, porque permite diluir el costo de distribución", explicó Aranguren.

La dispersión de precios en las boletas de electricidad suele convertir a los porteños en blanco de críticas por parte de otras provincias. Según un informe de Montamat & Asociados, en diciembre del año pasado un usuario de Edenor que consume 150 kWh por mes pagaba 43,5 milésimos de dólar por kWh, mientras que un consumidor de EPE (Santa Fe) desembolsaba 83,4 y a uno de EPEC (Córdoba) le costaba 91,4.

Aranguren también dio otras definiciones. Sostuvo que en septiembre próximo se reanudará la construcción de las centrales hidroeléctricas patagónicas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, suspendidas en 2015. Para ese momento, ya se habrá terminado con la aprobación del estudio de impacto ambiental y una audiencia pública convocada por el Congreso.

Además, sostuvo que en los próximos días se publicará en el Boletín Oficial un DNU (decreto de necesidad y urgencia) que permitirá adjudicar sin licitación obras de infraestructura financiadas con créditos concesionales (deben tener una tasa de interés menor a la que consigue el país). Allí podrían entrar proyectos de energía y ferroviarios, por ejemplo.

La norma apuntará a darle un sustento legal mayor a los acuerdos firmados recientemente con China. En el caso del financiamiento para la cuarta y la quinta central nuclear, el Gobierno estima que la tasa no superará el 5% anual.

Aranguren señaló que "entre julio y agosto se firmarán los contratos comerciales" de esa usinas, estimó que la construcción de Atucha III se iniciaría en enero del año próximo y que la construcción de la quinta central arrancará en 2020.

Por otra parte, en los próximos días se publicará una norma que bajará los aranceles para la importación de maquinaria petrolera usada para la explotación de la formación no convencional Vaca Muerta. Según Aranguren, la medida reducirá del 27% a un 7 o un 8% ese tributo.

Fuente: La Nación