18/04/17

Aranguren le respondió al renunciado secretario de Energía: "Me ajusto a objetivos superiores"

El ministro de Energía había sido acusado de "autoritario" por José Luis Sureda, desplazado la semana pasada.


Juan Jose Aranguren, ministro de Energía.

Después que el secretario de Recursos Hidrocarburíferos José Luis Sureda, presentara su renuncia al cargo y acusara al ministro Juan José Aranguren de "autoritario", el ministro le respondió por carta. Y se refirió al episodio que había actuado como catalizador de la renuncia de Sureda que fue el haber impedido el ingreso del periodista Taos Turner de The Wall Street Journal para una entrevista con Sureda, además de, supuestamente, haberle solicitado que anticipara las preguntas. Aranguren negó que se le hayan pedido las preguntas y resumió el episodio en la necesidad de coordinar las tareas de prensa, "como se hace con todos los medios".

"Mi responsabilidad como ministro es asegurarme de elegir lo que resulta mejor para el destino energético del país dentro de las restricciones existentes", afirma el texto firmado por el ex CEO de Shell en Argentina, publicado en el sitio del ministerio. "Para ello se me asignó la tarea de coordinar y proponer ese rumbo", continúa.

En su carta, Aranguren rechaza las acusaciones de su ex subordinado, quien había planteado que en el Ministerio de Energía no había "trabajo en equipo" ni había lugar para opiniones contrarias al titular de la cartera.

Señala: "Estando a cargo del Ministerio de Energía y Minería, integro también otro equipo, el del gabinete de ministros, coordinado justamente por un ministro coordinador y dirigido por el Presidente de la República. Por lo tanto es esperable que las ideas y objetivos de un Ministerio deban ajustarse a otros objetivos superiores, que tengan en cuenta no solamente las necesidades del largo plazo, sino también las de la coyuntura", sostiene Aranguren.

En otro párrafo, amplía: "Mi rol como ministro me obliga a escuchar todas las opiniones y valorar otras opciones, no sólo aquella que satisfacen los intereses del sector hidrocarburífero (a pesar de los años que le dediqué al mismo) y de la interacción de las mismas proponer una política energética que nos trascienda".

Aquí otras partes salientes de la carta:

"Asimismo, estando a cargo del Ministerio de Energía y Minería, integro también otro equipo, el del gabinete de ministros, coordinado justamente por un ministro coordinador y dirigido por el Presidente de la República. Por lo tanto es esperable que las ideas y objetivos de un Ministerio deban ajustarse a otros objetivos superiores, que tengan en cuenta no solamente las necesidades del largo plazo, sino también las de la coyuntura. No aceptar esta adaptación "extra muros", tal el término usado por el Ing. Sureda en su renuncia, sería, eso sí, una clara expresión de autoritarismo y no comprender que siempre habrá un puente que transitar entre lo técnicamente deseable y lo políticamente posible.

"Lamentablemente el hecho que motivó la presentación de la renuncia por parte del Ing. Sureda fue un entredicho con un periodista que, al presentarse en el Ministerio se lo dirigió al coordinador de prensa, el cual, al constatar con la privada de la Secretaría de Recursos Hidrocarburíferos que su visita no estaba agendada, le solicitó programar la entrevista de acuerdo con la modalidad empleada con todos los medios de prensa. Sin perjuicio de que el entredicho se podría haber resuelto con una simple llamada telefónica, es oportuno destacar que en ningún momento se le solicitó al periodista que adelantara las preguntas que iba a formular.

"Coordinar la tarea de prensa no se puede confundir con censura y desde ya repito, como lo hice personalmente el día de la renuncia del Ing. Sureda, que no me enteré del incidente hasta que leí los términos de esa renuncia, por lo que no es cierto que de mi parte se hubiera ordenado impedir el acceso al periodista en cuestión. Desde ya que no considero que "la libertad ajena es un bien transable (sic) que yo puedo arbitrar a mi gusto", como lamentablemente se señala en la renuncia.

Fuente: Clarín