01/03/17

Por el calor, debieron volver a importar energía

En el pico de demanda, la enviaron Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay


Protesta de vecinos en el barrio de Boedo la semana pasada por uno de los tantos cortes de luz en la ciudad. Foto: Archivo / Ricardo Pristupluk

Las altas temperaturas y la proliferación de los cortes de luz en las vísperas del Carnaval consolidaron un golpe de timón en el manejo de la cuestión energética, que ya había comenzado a insinuarse el año pasado. A diferencia de su antecesor Julio De Vido, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, acudió a Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile (los países vecinos con capacidad de exportar electricidad) para que suministraran a la Argentina la energía que necesitaba para sortear la ola de demanda. Y no se descarta en el futuro sumar a Bolivia a ese lote.

En paralelo, pese a la alta demanda residencial, el Gobierno evitó reclamarles a las industrias que redujeran el consumo de electricidad, toda una señal para el sector productivo, que ya carga con las molestias de una economía que demora en arrancar.

La semana pasada fue la más caótica del año en términos de abastecimiento eléctrico. El martes, por caso, más de 150.000 hogares se quedaron sin luz. Y el jueves la demanda alcanzó un nuevo récord en el país. Llegó hasta los 25.595 MW a las 15.15, según datos de Cammesa, la compañía que administra el mercado eléctrico mayorista. Para cubrir ese consumo no alcanzaron todas las máquinas de generación instaladas en el país, sino que también se sumaron aportes ingentes de los países vecinos.

La lista la encabezó Brasil, desde donde llegaron 700 MW, y continuó con Uruguay, que aportó otros 400 MW. Ambos ya habían exportado electricidad a la Argentina durante la gestión kirchnerista. La nota la dio, sin embargo, el refuerzo de 150 MW que envió Chile.

Las compras del otro lado de la cordillera de los Andes son desde hace años una alternativa válida en términos técnicos, pero no políticos. Si bien se analizó en los años en que Julio De Vido, como ministro de Planificación, era el dueño de lo que ocurría en los cables de todo el país, se descartó por la eventual mala prensa que generaría una medida de ese tipo en un país que en esos años pasó de exportador a importador.

El caso de Chile, además, era más complejo que el de otros vecinos, dado que desde mediados de la década pasada el gobierno argentino comenzó a restringir las exportaciones de gas a ese país debido a la menor oferta local y el crecimiento de la demanda.

En mayo de 2008, en medio de una ola de frío con temperaturas bajo cero, la Argentina suspendió totalmente las exportaciones. Cómo explicar, entonces, que el país que antes era comprador se había convertido en vendedor era una respuesta difícil de articular, incluso para la retórica virtuosa del ex ministro de Planificación.

El ministro Aranguren no cargó con ninguno de esos problemas y ordenó a su equipo cerrar acuerdos con los países limítrofes. Por eso hoy la Argentina importa de Chile gas y electricidad.

Según un informe oficial, el jueves pasado el país contó con 1200 MW de reservas operativas en las aguas del Comahue, donde hay varias centrales hidroeléctricas. Se trata de un resguardo en caso de una falla imprevista del sistema.

Una historia similar se repitió un día después, el viernes. La ola de calor llevó aun más arriba la demanda, que volvió a alcanzar un nuevo récord (esa vez fueron 25.628 MW a las 14.25) y obligó a nuevas importaciones: 491 MW de Brasil (al que también se le suele exportar electricidad), 419 de Uruguay y 144 MW de Chile. Las reservas operativas fueron incluso mayores: hubo 1600 MW en generación hidroeléctrica y 500 MW adicionales de potencial importación de Brasil, como reserva de emergencia.

A esos países se sumó Paraguay, al que también se le compró energía, aunque en menor medida. El número es mayor si se considera la porción de Yacyretá que corresponde a ese país, pero por un acuerdo le vende casi toda su producción a la Argentina.

Bolivia, que ya ofreció sus servicios, podría en el futuro sumarse a la lista de exportadores hacia el país.

Salvo el caso chileno, parte de las importaciones serán compensadas con envíos de la Argentina hacia esos países cuando sobre electricidad.

Industrias sin cortes

Aunque no les alcanza para quitarles toda la molestia que les ocasionan los cortes de luz, que según palabras de Aranguren y del secretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga, dejarán de ser noticia en algunos años, los funcionarios de esa cartera se defienden diciendo que la nueva gestión no obliga a los grandes complejos industriales a bajar el consumo mediante llamadas telefónicas poco amistosas y sin documentos que permitan rastrear esa conducta, una práctica habitual del ex coordinador de Planificación Roberto Baratta, otrora mano derecha de De Vido, que también supo desplegar el entonces secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno en los momentos más duros de la crisis energética en la década pasada.

Hasta el momento, tampoco hubo cortes programados de energía, como sucedió el verano pasado, con Mauricio Macri recién llegado al poder. En parte, eso se debe a que aumentó la disponibilidad de energía, no sólo por la importación, sino también por la puesta en marcha de nuevos equipos. Por caso, se pusieron en marcha este fin de semana dos nuevas turbinas en Mar del Plata.

El Gobierno espera que este año proliferen los cortes de cintas en centrales eléctricas, debido a que las nuevas condiciones que fijó para el negocio contemplan una rentabilidad apetecible para los inversores privados. Se trata de su mayor apuesta para reducir los cortes de luz el verano próximo.

El sistema eléctrico, al límite

Marca récord

El consumo eléctrico a nivel local batió el récord la semana pasada. El jueves llegó a 25.595 MW, pero la marca fue superada al día siguiente, con 25.628 MW.

Vecinos sin luz

Uno de los peores días en materia de suministro fue el martes pasado, cuando 150.000 usuarios estuvieron sin luz por varias horas.

Mejor pronóstico

Un informe de Cammesa, la compañía que administra el mercado eléctrico mayorista, estima que esta semana la situación será mejor a la anterior debido a que las temperaturas serán más bajas, al igual que la demanda residencial, principal motor del consumo de luz en el verano.

700 MW La importación

Es la cifra que Brasil le aportó a la Argentina el jueves pasado. Lo siguieron Uruguay, Chile y Paraguay. Salvo con Chile, el Gobierno estima compensar esos envíos con exportaciones.

13.000 Usuarios afectados

Aunque el número disminuyó, aún hay miles de usuarios sin suministro eléctrico.

Fuente: La Nación