13/03/17

El gas en boca de pozo aumentará hasta 21%

El gas tiene una incidencia del 40% en la factura. Aranguren anunció una baja en el costo de las importaciones del fluido.


Juan José Aranguren en la audiencia pública por tarifa del Gas. (Fotos David Fernández)

El Estado nacional propone un aumento promedio del 10% en el precio del gas en boca de pozo. Ese valor, que es el costo del gas en sí mismo, tiene una incidencia del 40% en el valor de la factura. Así se desprende de la presentación que hizo el ministro de Energía, Juan José Aranguren, en la apertura de la audiencia pública para el precio del gas que se está desarrollando en la Boca. Los incrementos serán de 9 y hasta 21%, según el usuario, y se darían a partir de abril.

El menor gasto estatal estará dado por más plata que pagarán los consumidores (hogares, comercios) y haber economizado en las compras de gas importado.

El ministro Aranguren propuso que el Estado nacional pase de subsidiar el 50% del costo del gas (el precio del fluido en boca de pozo) a subvencionar el 45% de ese importe. Durante 2016, el Estado destinó US$ 2.690 millones en ese subsidio ($ 43.000 millones).

El aumento que propone el Gobierno es el precio del gas por ingreso al sistema. El promedio de los consumidores pagó, en octubre, US$ 3,42 por millón de BTU -la unidad de medida del sistema-. Para este año, el Gobierno sostiene que la demanda debe remunerar ese gas a US$ 3,77 por millón de BTU. Es un aumento del 10% con respecto a los valores vigentes en octubre de 2016.

El costo del gas representa un 40% del valor de las facturas, según detalló Aranguren. El transporte y la distribución inciden en un 32% de las boletas y el resto (28%) son impuestos.

Un aumento del 10% en el gas en boca de pozo supondría casi $ 50 más mensuales para el 40% de los clientes (los que reciben facturas de $ 250 mensuales o $ 500 semestrales). Ese sería el impacto final, sin agregarle nada adicional por parte de las distribuidoras (las que llevan gas a los hogares) en un escenario hipotético. El Gobierno no especificó números con valor de facturas.

Durante 2016, la Argentina importó gas natural líquido -que luego se regasifica- a un precio promedio de US$ 6,65 por millón de BTU (la unidad de medida de la industria). Este año, en cambio, la compra de ese gas extranjero bajará a US$ 5,48 por millón de BTU.

Aunque el precio general del gas será más caro durante este año (pasará de US$ 5,22 a US$ 5,64) por mayores importes internacionales del producto, el país ahorrará debido a un proceso de compras anticipadas. Durante 2016, el Estado importó a través de YPF, pero esta vez lo hizo en forma directa a través de la estatal Enarsa. La mejor planificación le permitirá ahorrar casi un 20% de lo que pagó el año pasado.

El Estado destinó más de US$ 1.000 millones a las importaciones de gas de 2016. Este año, en cambio, estaría en torno a los US$ 800 millones, por haber importado más barato. Una primera estimación -tampoco especificada por Energía- estaría en torno a los US$ 200 millones

Fuente: Clarín