03/03/17

Con aparatos eficientes, se ahorra hasta 70% en la factura de luz

Surge de un informe del Ministerio de Energía y prevé renovar lavarropas, heladera y aire acondicionado. Un hogar medio pagaría $ 3.200 menos al año.


Los aires acondicionados, claves en la eficiencia energéticas de una casa.Fotos: Emiliana Miguelez

Los tiempos de energía a precio simbólico están quedando atrás en Capital y el Gran Buenos Aires. Las tarifas eléctricas ya habían subido 700% en 2016 y anteayer entró en vigencia un nuevo incremento, esta vez del 68% en promedio y de hasta 148% para algunos usuarios. Entre otros efectos, lo que causaron estos números fue que el nivel de eficiencia energética de los electrodomésticos pase a tener un impacto relevante en el bolsillo familiar. Ahora, mantener artefactos viejos y gastadores ya no "da lo mismo" que usar los modelos más nuevos y ahorrativos. Al cambiar unos por otros, la factura se reduce a un tercio y el ahorro ya representa varios miles de pesos por año.

La conclusión surge de un informe reciente del Ministerio de Energía de la Nación que muestra cómo la renovación tecnológica puede ayudar, y mucho, a reducir de un modo abrupto los gastos de electricidad residenciales.

Según el trabajo, si un hogar "tipo" consume 300 kilovatios hora (kWh) de energía por mes con aparatos de 10 años de antigüedad, la suma puede caer a sólo 147 kWh si los principales artefactos se reemplazan por opciones nuevas de alta eficiencia. O sea, se consiguen los mismos usos y prestaciones, con menos de la mitad del gasto.

Para el ejercicio, los funcionarios tomaron como base un "hogar ineficiente" que emplea en forma moderada un aire acondicionado chico, un lavarropas y una heladera con freezer, todos de una eficiencia energética cercana al "D" (una de las clases más bajas); un televisor de tubo de 29 pulgadas y nueve lámparas halógenas, además de un microondas, una plancha y una laptop. El "hogar eficiente", por su parte, logra el ahorro cambiando el aire, la heladera y el lavarropas a modelos de clase "A" (la más eficiente de todas), tiene una TV LED de 40 pulgadas y pasa a iluminarse con lámparas fluorescentes compactas (las llamadas "bajo consumo") y algunas LED.

Considerando las nuevas tarifas metropolitanas y los impuestos, según calculó Clarín, la transformación implica por ejemplo que el costo mensual de prender el aire cuatro horas al día baje de $ 102 a $ 69. El gasto en iluminación, en tanto, se reduce de $ 94 a $ 19,50 al mes y mantener prendida la heladera pasa de salir $ 73 mensuales a menos de $ 34, siempre para un usuario de Capital.

"No se trata de dejar de consumir o renunciar a un estándar de vida, sino de consumir inteligente y responsablemente. Con artefactos eficientes, se mantiene la calidad de vida usando menos energía”, destaca Andrea Heins, la subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética, el organismo detrás del estudio.

Sumando todos los aparatos, el consumo de energía del "hogar eficiente" del ejemplo es 51% menor. Pero lo interesante es que, en el caso considerado, el beneficio en la factura es bastante mayor a eso. Primero, porque el usuario gana el premio que se les aplica a quienes logran bajar su consumo al menos un 20% con respecto al mismo período de 2015. Segundo, porque al usar menos energía el hogar cae a una categoría de tarifa menor, que es más económica.

En total, Clarín calculó que, con los valores vigentes desde el 1° de marzo, en Capital la renovación de los equipos reduce la factura mensual del "hogar tipo" de $ 390 finales a sólo $ 125. Semejante ahorro, de un 68%, representa casi $ 3.200 por año, aunque en el Conurbano -donde los impuestos encarecen más la boleta, en torno al 40%- se acerca a $ 3.500.

Para familias con altos consumos, el atractivo de la renovación es aún mayor. Con similares conversiones, una casa del Gran Buenos Aires que gasta 758 kWh al mes y paga más de $ 2.300 puede reducir el consumo a sólo 413 kWh, con una factura de $ 460.

En el camino hacia la "electroeficiencia", el cambio más sencillo es el de las lamparitas: por menos de $ 200 cada una, las LED iluminan con un gasto mínimo y pueden durar una década. En otros aparatos, los desembolsos se vuelven más importantes.

"Hoy los aires más eficientes son los Inverter. Aunque cuestan hasta 30% más que los otros, consumen entre 30 y 50% menos que equipos de 4 o 5 años de antigüedad, con eficiencia clase D o menor. Con lo cual, el beneficio en la factura de luz hace recuperar rápidamente la inversión", cuentan en BGH.

Según Alejandro Toscano, gerente de Comunicación de Whirlpool, en heladeras el mayor ahorro energético -también del 50%- se consigue con los modelos "no frost" de clase A. Aunque agrega que en Argentina, todavía, "sólo el 20% de las unidades vendidas" lo son, mientras que en Brasil la proporción alcanza el 80%.

Cambiar los principales aparatos del hogar por modelos de alta eficiencia exige hoy una inversión de al menos $ 45.000, por lo que el usuario del hogar medio del ejemplo tardaría 14 años en recuperar la inversión. El monto aún es alto en relación con el ahorro que se consigue, pero las tarifas seguirán subiendo. Para noviembre, por lo pronto, hay otro ajuste previsto. Y quitas de subsidios graduales por los próximos tres años.

El presupuesto

Convertir el propio hogar en "electroeficiente" requiere una inversión que no está al alcance de todos los bolsillos. Sólo un aire chico, una heladera, un lavarropas, un televisor y algunas lamparitas suman al menos $ 45.000, si se eligen los modelos que encabezan los rankings de eficiencia del sitio Topten Argentina, de la Fundación Vida Silvestre.

Como barato, un aire Inverter frío-calor de 2300 frigorías demanda entre $ 14.000 y $ 18.000. Heladeras de clase A se consiguen desde $ 9.000, pero las A+ o A++ se van como mínimo a $ 18.000. Algo más barato es un lavarropas de máxima eficiencia, con montos desde $ 9.000. Televisores LED de 40 pulgadas se consiguen a partir de $ 6.000 y lamparitas con esa tecnología, a $ 160 cada una las de 10 W.

Fuente: Clarín