03/02/17

Vidal negocia con las empresas para atenuar el tarifazo de luz de Aranguren en la provincia

Ultiman detalles con las empresas para definir el porcentaje en el territorio bonaerense.


María Eugenia Vidal.

El gobierno de María Eugenia Vidal definirá en las próximas horas los aumentos en la tarifa eléctrica luego que el gobierno nacional determinara subas en la generación de ese servicio, algo que impacta de lleno en el esquema tarifario.

Mientras en Nación, José Aranguren, determinó los incrementos en la distribución para Capital Federal y el Gran Buenos Aires con subas que van del 60% al 148% para usuarios de Edenor y Edesur, la Provincia deberá definir las subas con las empresas que están bajo su órbita: Edelap, Eden, Edes, Edea y las más de 200 cooperativas eléctricas del interior bonaerense.

Por estas horas, funcionarios del gobierno siguen negociando con las eléctricas para definir las subas. Es una mesa donde participan todas las empresas que operan en el territorio bonaerense a la que se suma el ente regulador, economistas y especialistas en energía.

“No queremos adelantar nada, pero dado que la Provincia siempre tuvo tarifas más bajas que las de capital y el Gran Buenos Aires, estamos confiados en poder quedar algunos puntos por debajo de la suba que anunció el gobierno nacional”, dijo a LPO una fuente del Ejecutivo.

Para el gobierno, fijar el aumento es una propiedad. Cuanto antes lo definan antes se podrá aplicar en las boletas y antes también llegarán las inversiones que prometen las empresas. Esas inversiones -como siempre ocurre- están condicionadas en a una suba de tarifas.

Desde el gobierno provincial deberán definir si el aumento para las distribuidora bajo la órbita bonaerense tendrá impacto inmediato sobre el primer mes de facturación post aumento, o si -tal como hizo Nación- se desdoblará entre febrero y marzo (con doble peso en este último), para repartir entre estos dos meses su impacto en el índice de precios al consumidor.

Promesas de inversiones

En el gobierno de Vidal se ilusionan con la promesa de las empresas que les aseguran que arrancarán el plan de inversiones plasmado en la última audiencia pública del año pasado.

Edea es la distribuidora más importante con 524.072 clientes. La empresa presentó un plan de inversiones de 2.252 millones. Entre las obras proyectadas se destaca la construcción de 4,6 km de linea subterránea de alta tensión. El reemplazo de 1.375 km de lineas de baja tensión convencional. La renovación de 23 km de red subterránea y la adquisición de 115 vehículos.

En tanto, Edelap -con 355 mil usuarios en un área de consesión de un millón de habitantes- presentó un plan de inversiones que contempla 3.332 millones en ampliación y renovación de la red eléctrica, incorporación de tecnología, infraestructura y electrificación de barrios sociales.

Eso incluye cuatro nuevas subestaciones (Olmos, Villa Elisa, Beriso y Ensenada) y la ampliación de las subestaciones Este y Sur.

Fuente: LPO